• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Criaturas fantásticas de la raza cósmica

Cine Latinoamericano / EFE

Cine Latinoamericano / EFE

Desde el desenfreno sexual de una adolescente de Chile hasta la violencia del narcotráfico en México, pasando por una epidemia apocalíptica en Lima, más de 25 películas recorren el subcontinente en la VI Muestra de Cine Latinoamericano

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un importantísimo contingente femenino, con por lo menos siete visiones de directoras. Criaturas tan fantásticas como un muchacho que huele a pez, un enano resuelto a crecer, conejos carnívoros, un anciano depositado en una plaza como un escombro, veraneantes que sólo ven lluvia, un playboy convertido bruscamente en abuelo, un limpiador forense en una Lima desierta y una niña cuyo nombre es disputado por católicos y ateos. Más de 25 películas de 11 países, desde la Patagonia a la frontera norte de México, integran la VI Muestra de Cine Latinoamericano.

Sofía Humala, la estudiante de teatro Natalia en la película peruana Pasiones (también conocida como Cielo oculto y coproducida con Venezuela), la directora mexicana Analeine Cal y Mayor (que representa a su ópera prima, El niño que huele a pez) y su compatriota y actor Tito Vasconcelos serán los invitados especiales de una muestra con la suficiente amplitud para contener tanto al cine de género de la región como a filmes más arriesgados y forrados de premios en festivales internacionales.

La mexicana El infierno (2010, de Luis Estrada), retrato sin concesiones, a lo Martin Scorsese, de la violencia de los carteles del narcotráfico en la nación norteamericana; la chilena Joven y alocada (2012, de Marialy Rivas), sobre una chica que salta de una educación cristiana a la exploración más desenfrenada de sus sensaciones eróticas; y la peruana El limpiador (2012, de Adrián Saba), que logró el milagro de recrear la irrupción de una epidemia apocalíptica en una ciudad tan populosa como Lima para hablar del encuentro de dos solitarios. Estos títulos, entre otros, se convierten en imprescindibles para los cazadores de cine de autor.

Debates ideológicos

Además de Pasiones (2012, de Joel Calero), en otros cinco filmes hay participación de capital venezolano: los neogranadinos Amores peligrosos (2013, de Antonio Dorado), Edificio Royal (2012, de Iván Wild) y Postales colombianas (2011, de Ricardo Coral), la cinta fantástica argentina Mujer conejo (2012, de Verónica Chen) y la costarricense Princesas rojas (2013, de Laura Astorga). Este último título, sobre una chica criada en la Nicaragua sandinista, es uno de los que se aproxima a los debates ideológicos más vigentes que nunca en el continente, junto con la cinta ecuatoriana En el nombre de la hija (2011, de Tania Hermida), que se centra en una niña cuyo nombre de bautizo está en disputa entre un padre socialista y ateo y una abuela católica y conservadora.

Como se ha observado recientemente en Venezuela, en el resto de Latinoamérica también se trabaja en propuestas que, sin renegar de la calidad, persiguen con franqueza recuperar en taquilla lo que se invirtió con ellas. Pasiones y la colombiana La cara oculta (2011, de Andrés Baíz), que comparten el tema de los celos obsesivos, son ejemplo, al igual que la comedia argentina Igualita a mí (2010, de Diego Kaplan), sobre un soltero mujeriego que descubre, de la manera menos correcta posible, que en el pasado dejó una hija regada de cuya existencia desconocía.

El cine brasileño y el puertorriqueño también tienen representación con los dramas Érase una vez yo, Verónica (2012, de Marcelo Gomes) y Piel (2012, de Ari Maniel Cruz, y también conocida como Under my Nails), que se aproximan, en contraste, a la realización personal y la degradación de la mujer, respectivamente.

Trago de mate
 
La demora (2012, del director Rodrigo Plá), sobre una madre trabajadora desesperada que no encuentra más opción que abandonar a su padre con alzheimer en un parque público de Montevideo en pleno invierno (se llevó dos premios en el Festival de Berlín), y Tanta agua (2013, de Ana Guevara y Leticia Jorge), acerca de un padre que lleva a sus hijos (con los que apenas se comunica) a un balneario en el que sólo llueve, están entre las joyas de la muestra y forman parte del catálogo dedicado al homenajeado de la edición: Uruguay, país pequeño en extensión geográfica pero gigante en el impacto de su cine reciente.

También se exhibirán la denuncia social de El baño del Papa (2007, de César Charlone y Enrique Fernández), el western a la rioplatense Mal día para pescar (2009, de Álvaro Brechner), la comedia mitómana Norberto apenas tarde (2010, de Daniel Hendler) y el humor negro sobre la familia de La culpa del cordero (2012, de Gabriel Drak), además del documental El Bella Vista (2012, de Alicia Cano Menoni), sobre un burdel de transexuales que se convirtió en capilla católica.