• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

El Coro de Manos Blancas conmovió al público de Milán

Recibieron aplausos de pie al finalizar la función | Cortesía Fundamusical

Recibieron aplausos de pie al finalizar la función | Cortesía Fundamusical

El concierto del miércoles en el Conservatorio Giuseppe Verdi inauguró la residencia artística del sistema de orquestas en Italia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En el Conservatorio Giuseppe Verdi de Milán comenzó la importante residencia artística que cientos de músicos venezolanos harán este mes en Italia. El miércoles en la tarde, los integrantes del Coro de Manos Blancas dieron una muestra del programa inclusivo de educación especial del sistema de orquestas.

El concierto, dirigido por Luis Ángel Chinchilla y María Inmaculada Velásquez, empezó con el Ave María de John Rutter. Luego, la agrupación de jóvenes venezolanos con diversidad funcional hizo un viaje por Venezuela a través de la música. Cantaron Allá va un encobijao de Antonio Lauro; La chaparrita, obra anónima con arreglo de Rafael Suárez; Tamunangueando de Edgar Mejías y Los dos gavilanes de Adelis Freitez, con la que se trasladaron hasta su tierra natal, Barquisimeto, con un retador trabalenguas, en conjunto con un trabamanos de los chicos con guantes blancos, que recorrieron “toditico el estado Lara”, como dice la canción.

A mitad de la presentación cinco jóvenes, acompañados de cuatro músicos, dieron unos cuantos pasos al frente. Eran los integrantes del ensamble Lara Somos, quienes sorprendieron a todos con un repertorio de canciones venezolanas, con arreglos hechos por ellos mismos.

En las filas del público estaba Alessandro Melchiorre, director del Conservatorio Giuseppe Verdi, uno de los más importantes de Europa. Como el resto de los espectadores, no pudo evitar asociar el trabajo de este coro con la palabra esperanza: “Sin duda un concierto hermoso que nos ha mostrado que la música es para todos”.

Al final del concierto, el público se puso de pie para pedir que los músicos interpretaran varios bises, que incluyeron el O Sole Mio, como un gesto de agradecimiento por la ovación.