• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Cornelis Zitman emprendió su último tránsito por el volumen

Zitman posa con una de sus obras exhibidas en la Galería Ascaso en Las Mercedes | Foto Archivo El Nacional

Zitman posa con una de sus obras exhibidas en la Galería Ascaso en Las Mercedes | Foto Archivo El Nacional

El ganador del Premio Nacional de Escultura en 1951 murió ayer en la tarde en Caracas. De origen holandés, siempre estuvo acompañado de una sensibilidad política y social

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En una época soñó con amueblar el 23 de Enero. Dibujante, comenzó a diseñar por una necesidad doméstica: no había sillas en el apartamento alquilado donde vivía con su esposa. Defensor férreo de lo figurativo, dejó una estirpe de esculturas femeninas, voluptuosas, que transitan o reposan en varios puntos del mundo.

Así fue Cornelis Zitman, el artista plástico que llegó a Venezuela a los 21 años de edad procedente de Holanda, cargado de sensibilidad pictórica y política. Que ganó el Premio Nacional de Escultura en 1951, representó al país en la Bienal de Sao Paulo en 1987 y a quien la reina Beatrix de Holanda confirió el título de Caballero. Ese fue Zitman, que ayer, mientras se acercaba la tarde, falleció a los 89 años de edad.

La ciudad de Leiden lo vio nacer un 9 de noviembre. De adolescente ingresó a la Academia de Bellas Artes de La Haya. A finales de los años cuarenta se niega a hacer el servicio militar porque estaba en desacuerdo con los intentos colonialistas holandeses de recuperar Indonesia, entonces decide emigrar. Al llegar a Venezuela vive primero en Coro hasta que finalmente se traslada a Caracas, donde trabaja en la importante fábrica de diseño Tecoteca.

Con la influencia a cuestas de un país que tuvo entre sus pintores a Van Gogh y a Rembrandt, Zitman deja el lienzo para dar forma al bronce. “De todas las cosas relacionadas con mi fracaso como pintor, yo, a lo largo del tiempo, me di cuenta de que soy más un constructor que un creador de imágenes. Da lo mismo hacer una escultura o una casa, pero hay que hacerla. El problema es que el plano me limita y me molesta. Quiero profundizarlo y romperlo. Me voy más a lo que rodea al sujeto. Y cuando dibujo, a pesar de que es bidimensional, dibujo la figura, el volumen”, afirmó en una entrevista a El Nacional, quien tenía a Pedro León Zapata como sus favoritos en el mundo del dibujo.

Aplaudido siempre, Zitman fue galardonado en varias ocasiones. En 2005 fue condecorado con la Orden del León Holandés y en Japón recibió el premio Kotaro Katamura Grand Prize Exhibition del Museo Hakone de Tokio, entre los más recientes. Además, mostró su arte en importantes salas de París, Ámsterdam, Nueva York, Lisboa, Madrid y Caracas. No hace mucho presentó la exposición La década de diseño. 1947-1957 en la Sala TAC.

“Se le debe reconocer como un precursor de la escultura contemporánea en Venezuela y sobre todo de la figurativa en momentos en  que la abstracción geométrica y el cinetismo eran las dos vertientes más importantes del arte. Su mayor aporte radica en que su obra suma dos culturas y que sus esculturas siempre están en contexto. Es como si tomáramos una instalación permanente”, expresa la investigadora y curadora Bélgica Rodríguez.