• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Consalvi fue clave para la cultura

Creadores e intelectuales destacaron los aportes que hizo a los campos editorial, expositivo y de la crítica

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Como historiador, diplomático, político, escritor y periodista, Simón Alberto Consalvi se ganó el respeto de varias generaciones de venezolanos, en especial en el ámbito de la cultura. Desde su muerte, ocurrida el 11 de marzo, se le han rendido varios homenajes. El más reciente se celebró el jueves en la noche, en la galería Freites, en la víspera del Día del Artista Plástico.

El acto fue organizado por la Asociación Venezolana de Artistas Plásticos, la Asociación Internacional de Críticos de Arte Capítulo Venezuela y el Colegio de Arquitectos de Venezuela. Durante hora y media se recordó el papel de Consalvi como promotor cultural, primero desde el Instituto Nacional de Cultura y Bellas Artes, que fundó en 1966, y más tarde desde sus diversos cargos diplomáticos.

Los oradores también celebraron su lucidez a la hora de explicar las diversas crisis políticas que ha atravesado el país. “Fue un estudioso de la historia y a la vez un intelectual del día a día, uno de los autores que mejor conocía la historia diplomática nacional y de una política exterior que ha tenido momentos opacos y de brillo”, indicó Miguel Henrique Otero, presidente editor de El Nacional, quien también destacó el aporte realizado por Consalvi como editor a través de la Biblioteca Biográfica Venezolana.

María Luz Cárdenas, presidenta del AICA Capítulo Venezuela, calificó al intelectual como una figura rectora para la difusión de las artes y el pensamiento crítico en el país.

El crítico Perán Erminy destacó la amplia visión que Consalvi tenía de las artes visuales. “Para Consalvi, el arte no era sólo vanguardia, estaba en el centro del mundo y de sus diversas manifestaciones. Como venezolano, se interesó por conocer sus tradiciones, sin ningún prejuicio ni desdén”.

El artista plástico Rolando Peña recordó que fue Consalvi quien presentó su primera individual en Nueva York y  promovió la participación de la creadora Marisol Escobar en la Bienal de Venecia.

El historiador Elías Pino Iturrieta señaló la fundación del Inciba como un paso hacia la pacificación y el entendimiento en un país de guerrillas. En su discurso, el escritor resaltó el espíritu latinoamericano que Consalvi le imprimió a Monte Ávila Editores y al Premio Rómulo Gallegos. “Los burócratas adecos no sabían qué hacer con la plata que sobró del Inciba y que no se podía devolver. ‘Que no se devuelva’, dijo Consalvi. ‘Vamos a usarla para crear un premio de novela’. También estuvo al frente de Monte Ávila, que fue una editorial abierta y sin discriminación, pensada en términos profesionales, que trascendió fronteras, y por desdicha ha desaparecido, como muchas otras cosas”.

Pino Iturrieta concluyó que Consalvi, como editor e intelectual, estableció vínculos insustituibles con el mundo del arte. “Dejó a su paso el testimonio de lo más brillante del siglo XX venezolano”.