• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Concluyeron las exhibiciones en el Festival de Cine de Venecia

La película que más gustó entre la crítica fue <i>Philomena</i> del británico Stephen Frears, que cuenta con la actuación de Judi Dench | Foto EFE

La película que más gustó entre la crítica fue Philomena del británico Stephen Frears, que cuenta con la actuación de Judi Dench | Foto EFE

No hay favorito claro para llevarse el León de Oro que se entregará la noche del sábado en Italia. En la selección oficial participaron 20 filmes

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La competencia oficial del 70° Festival de Cine de Venecia se cerró sin un favorito claro para llevarse el León de Oro, que se entregará este sábado y que podría ir a parar a las manos de Stephen Frears, Tsai Ming-liang, Philip Gröning o Hayao Miyazaki.

Tras la proyección de los 20 filmes en la sección oficial de la Mostra, la opinión unánime es que no hay ninguna obra maestra y que faltó la presencia de un trabajo que se destacara notablemente sobre los demás.

La película que más gustó entre la crítica fue Philomena del británico Stephen Frears, una historia de adopción ilegal que cuenta con un buen guión y una maravillosa actuación de Judi Dench, quien debería ganar la Copa Volpi en su categoría.

Pero la cinta de Frears es probablemente demasiado convencional para un festival que se caracteriza por premiar obras arriesgadas. Además, hay que recordar que el presidente del jurado de la sección oficial, Bernardo Bertolucci, dijo que quería ser sorprendido.

Si se atiene a ese deseo, uno de los filmes más impactantes de la edición 2013 del certamen fue Jiaoyou de Tsai Ming-liang, una dura película sobre las desigualdades sociales en China, narrada con largos planos fijos que se repiten.

Además, el realizador nacido en Taipei, que ganó el León de Oro de Venecia en 1994 con Ai qing wan sui (Vive L'Amour), aprovechó su presencia en la Mostra para anunciar que probablemente se retire ante el poco apoyo y entendimiento de la lentitud de su cine, así que un premio podría ayudarlo a reconsiderar esa postura.

Mas si se trata de apoyar carreras, qué mejor que un León de Oro para cerrar la del japonés Hayao Miyazaki, quien también anunció su adiós al cine, con Kaze tachinu como último largometraje.

Las historias animadas de Miyazaki han logrado el Oscar y el Oso de Oro de Berlín, pero en Venecia se ha tenido que contentar con un León de Oro a su carrera y con una mención especial por Ponyo en el acantilado.

Otro filme que llamó la atención en el festival fue Die Frau des Polizisten de Philip Gröning, que también sigue la tendencia de largos planos, pocas palabras y metraje excesivo.

Con una buena puesta en escena y el tema de la violencia familiar bien tratado está Tom à la ferme, la película con la que compite el canadiense Xavier Dolan, que provocó división de opiniones por la intensidad y la creación de ambientes por encima de la historia.

En cuanto a los documentales, que representan un género en alza, de los que se han presentado en Venecia el contenido es lo más importante. Están, por ejemplo, The Unknown Known, en el que Errol Morris retrata con distancia al ex secretario de Defensa de Estados Unidos Donald Rumsfeld, y Sacro Gra del italiano Gianfranco Rosi, sobre la principal circunvalación de Roma.

Podrían ganar en el renglón de mejor película de drama La jalousie de Philippe Garrel, la dureza de Miss Violence del griego Alexandros Avranas o Es-Stouh, un retrato de la compleja sociedad argelina de Merzak Allouache.

Poco se habla de cintas que llegaron con gran expectativa a Venecia como L’intrepido de Gianni Amelio, Tracks de John Curran, Child of God de James Franco, The Zero Theorem de Terry Gilliam, Ana Arabia de Amos Gitai o Under the Skin de Jonathan Glazer.