• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

“En China tocar piano se ha convertido en una suerte de moda”

Pianista chino Lang Lang/Manuel Sardá

Pianista chino Lang Lang/Manuel Sardá

El músico interpretará el Concierto N° 1 de Tchaikovsky, que le abrió las puertas de la fama en 1999

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Lang Lang sale directamente del ensayo a la sala de conferencias que está ubicada en el piso 5 del Centro de Acción Social por la Música. Quien estaba a la espera de un artista ceñudo y distante se equivocó. El hombre que llegó era jovial y carismático, lucía como el miembro de una boy band asiática, con traje negro brillante y zapatos de goma Nike rojos.

“Muy feliz de estar en Venezuela”, dijo el instrumentista en perfecto inglés para dar inicio a la rueda de prensa: “Acabo de tocar con la mejor orquesta juvenil del mundo (la Sinfónica Simón Bolívar) y el mejor director del momento (Gustavo Dudamel). Tengo expectativas con respecto a esta obra (el Concierto N° 1 para piano y orquesta de Piotr Ilich Tchaikovsky), a pesar de que la he tocado más de 1.000 veces”.

La pieza que interpretará mañana en el Teatro Teresa Carreño fue la misma que le abrió las puertas de la fama mundial en 1999: a los 17 años de edad sustituyó a última hora a Andrés Watts, se unió a la Sinfónica de Chicago en el Festival de Gala de la Centuria de Ravinia y cautivó a todo el mundo.

Ahora Lang Lang está próximo a cumplir 31 –el 14 de junio– y es un pianista que ofrece un promedio de 125 conciertos al año, con una biografía repleta de datos impresionantes que cuesta asociar con ese individuo que llegó a Caracas acompañado de su madre.

“Hubo un momento, cuando tenía como 9 años de edad, en que me dictó lecciones alguien a quien apodé 'profesor odioso' y no toqué el piano por tres meses. Quizá lo único distinto que podría hacer es tener un programa televisivo de comedia en el que use mi acento original de China (risas). Eso podría ser muy gracioso. En todo caso, creo que tomé una buena decisión al permanecer como músico”.

Lo dice alguien que en mayo de 2011 recibió el doctorado honoris causa Su Majestad Real Princesa de Gales. El mismo que debutó en el Carnegie Hall de Nueva York a los 18 años de edad y que, más recientemente, recibió la Orden al Mérito de la República Federal de Alemania. Quien habla es una de las 100 personas más influyentes según la revista Time, un embajador de Unicef que ha estimulado a más de 40 millones de sus compatriotas a tocar el piano –fenómeno conocido como el Efecto Lang Lang–, que ha tenido entre sus patrocinantes a Steinway & Sons –ha creado 5 modelos de pianos con su nombre–, además de Apple, Sony, Audi, Montblanc y Telefónica, marca que destaca en el pendón que está ubicado detrás de él.

“Espero que este concierto sea el primero en un largo viaje juntos”, expresó el prodigio, quien admira a Gabriela Montero. Se muestra fascinado por la energía de Dudamel como director y el sentimiento que le imprime la Simón Bolívar a sus ensayos y presentaciones. “En China tocar piano se ha convertido en una suerte de moda (...) No se puede forzar a nadie a amar la música. ¡Por supuesto que es algo que ustedes saben muy bien! Pero necesitamos crear conciencia sobre eso en el mundo. El sistema de orquestas trajo una nueva esperanza. Éste es uno de los pocos lugares en los que la música académica es algo emocionante”.


Lang Lang, Gustavo Dudamel y la Sinfónica Simón Bolívar

Mañana, 7:00 pm

Sala Ríos Reyna, Teatro Teresa Carreño

Entradas: entre 30 y 50 bolívares

Información: www.fundamusical.org.ve


EPÍGRAFE


"No se puede forzar a nadie a amar la música (…) El sistema de orquestas trajo una nueva esperanza. Éste es uno de los pocos lugares en los que la música académica es algo emocionante”





@gagueando


gguarache@el-nacional.com