• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Colonia : el filme que desveló atrocidades acalladas desde hace 40 años

Emma Watson y Daniel Brühl, protagonistas de "Colonia Dignidad" | Foto: El Mercurio

Emma Watson y Daniel Brühl, protagonistas de "Colonia Dignidad" | Foto: El Mercurio

El director del filme quería poner en evidencia los horrores que se llevaron a cabo en la misión religiosa

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

"Colonia Dignidad es un capítulo horrible de la historia alemana y no quería que quedara en el olvido", afirmó hoy el cineasta Florian Gallenberger, director de "Colonia", un filme basado en los hechos ocurridos en el enclave germano situado en Chile.

Gallenberger se encuentra en Chile invitado por el presidente alemán, Joachim Gauck, que este martes inició una visita de Estado de dos días en la que la memoria histórica y los derechos humanos tendrán un lugar preponderante.

El cineasta alemán reconoció que uno de los motivos que lo llevó a rodar Colonia fue la indiferencia de las autoridades de su país hacia las atrocidades que sucedieron en Colonia Dignidad, una secta liderada por el nazi Paul Schäfer que funcionó entre 1961 y 2005, a 400 kilómetros al sur de Santiago.

El estreno de la cinta en Alemania reabrió el debate y el caso dio un vuelco.

El ministro alemán de Asuntos Exteriores, Franz-Walter Steinmeier, hizo en abril pasado un mea culpa en nombre del Estado alemán y pidió perdón por la actuación de sus diplomáticos, quienes durante años desoyeron las denuncias sobre los crímenes que se cometían en el enclave.

Además anunció que su cartera desclasificará los documentos sobre Colonia Dignidad, que durante la dictadura en Chile de Augusto Pinochet (1973-1990) sirvió también como centro clandestino de detención y tortura.

"Finalmente algo está sucediendo ahora, aunque debería haber ocurrido años atrás. Es bueno hacer una película y que algo cambie en el mundo real, es un fenómeno raro y estoy muy complacido", explicó.

Interpretada por Daniel Brühl y Emma Watson, la película recrea la vida en Colonia Dignidad después del golpe militar de 1973, con las torturas de militares chilenos a presos políticos y la violencia que Schäfer ejercía contra los colonos.

También muestra la complicidad de algunos funcionarios de la embajada alemana con los jerarcas del enclave, un punto que el cineasta considera especialmente relevante.

"Yo imagino mi embajada como un lugar seguro y si estoy escapando de un lugar donde están abusando de mí y pongo mi vida en riesgo, no deberían hacerme volver. Esto es un escándalo y debía saberse". aseveró.

Gallenberger escuchó hablar por primera vez de Colonia Dignidad cuando era un niño. Una profesora le mostró en el colegio un reportaje de televisión sobre la secta y él quedó "en shock y muy enojado", recuerda.

Hace ocho años el cineasta vio el tema de nuevo en los medios y se sorprendió al ver que el lugar aún existía, aunque había sido rebautizado como Villa Baviera y despojado de la tiranía de Schäfer, quien fue detenido en Argentina en 2005 y murió cinco años después en una cárcel chilena.

"Empecé a investigar y me di cuenta de que es como un pequeño universo, un mundo más grande de lo que sabía hasta entonces", señaló el director, que hace seis años visitó el lugar y conoció a los colonos.

"Es algo muy complejo porque es un culto religioso, es una historia alemana, es una historia chilena, es una historia política y todas estas cosas se juntan y creo que eso es lo que hace la película interesante", agregó.

Paul Schäfer es el elemento central de la historia real de Colonia Dignidad y también del filme. Gallenberger lo definió como un personaje malvado y oscuro que creó un mundo donde tenía al alcance lo que deseaba.

"Quería poder, ver a los otros sufrir y como pedófilo quería niños jóvenes. Todo ello sin límites y todo el tiempo. Es increíble cómo consiguió esto con una misión cristiana, simulando que hacía el bien solo para hacer el mal. Es una locura", sostuvo.

"Colonia" ha tenido una buena acogida del público en países como Alemania o República Checa, pero sorprendentemente no ha ocurrido lo mismo en el Reino Unido, país de origen de Emma Watson.

El director lo atribuyó a que el filme se ha proyectado solamente en tres salas y a la escasa publicidad que le ha dado la compañía que la distribuye.

En Chile se estrenará el 4 de agosto pero no será fácil verla en los cines. Gallenberger aseguró que las principales empresas de distribución chilenas se han negado a proyectar la película en los circuitos comerciales porque consideran que el tema resulta delicado y comprometedor.

Así, aunque resulte paradójico, una película con actores de Hollywood basada en uno de los capítulos más oscuros de la historia de Chile no llegará a una audiencia masiva en el país donde ocurrieron los hechos.