• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

“Una colección de arte  siempre debe estar en diálogo con el público”

Thaía Rivero | Francesa Commissari/El Nacional

Thaía Rivero | Francesa Commissari/El Nacional

La curadora de la serie de obras que pertenecen al Banco Mercantil considera que la participación en la feria Pinta, que se inaugura el jueves en Nueva York, permite continuar con el compromiso de difundir el arte venezolano 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El jueves comienza otra edición de la feria Pinta en Nueva York. La séptima entrega tendrá un nuevo formato que incluye la sección de arte moderno centrada en explorar la abstracción geométrica, conceptual e informal. En este espacio se destaca la participación por vez primera en una feria internacional de la Colección Mercantil.

Tahía Rivero, curadora e investigadora de la institución, estará en la cita que promueve el arte latinoamericano con la finalidad de difundir las creaciones nacionales. Siete artistas de la modernidad en Venezuela es el nombre de la exposición que incluye piezas de Elisa Elvira Zuloaga, Mercedes Pardo, Margot Römer, Elsa Gramcko, Marisol Escobar, Mary Brandt y Gego, creadoras que se caracterizaron por el estudio y experimentación con las formas.

—¿Por qué decidieron participar por primera vez en una feria internacional?

—Tomamos la decisión porque nos parece que es interesante la presencia del país en un encuentro así; además, estamos apoyando el arte venezolano. Ellos querían que hubiera institucionalidad del país y como participamos desde hace siete años en la Feria Iberoamericana de Arte, nos invitaron y aceptamos.

—¿Tiene algún significado que sean todas obras de mujeres?

—En un momento dado teníamos otras selecciones, pero pensamos que era una buena oportunidad mostrar a las mujeres venezolanas en esta tribuna internacional. Es interesante que se dé esa feliz casualidad. Hay un guiño que no intenta ser un tratado ni tiene ninguna intención previa.

—¿Estas obras se encuentran en Caracas? ¿Cómo será el traslado?

—No, están afuera, casualmente en la oficina de Nueva York. También tenemos sede en Miami y Houston. Esto facilita el traslado, que siempre es engorroso.

—¿Quizá también eso influyó en la decisión?

—Sí, en parte. No tener que pasar por todo el trámite y el gasto fue decisivo. Más los problemas presupuestarios.

—¿Qué representa Pinta dentro del contexto del arte latinoamericano?

—Creo que son plataformas importantes porque miden la participación de todos los países de América Latina, son lugares de intercambio. Además, ahora tienen curadores, secciones especializadas, entonces los coleccionistas y los amantes del arte van a disfrutar de productos de calidad. En pocas ocasiones tienes la oportunidad de ver en un único lugar obras que probablemente solo puedes admirar aisladamente en distintos países. También me parece interesante que el arte hecho en el continente llame la atención para hacer un encuentro como este, es algo valioso.

—¿Esta participación le abrirá las puertas a la Colección Mercantil para aceptar más invitaciones internacionales?

—Nosotros estamos abiertos a participar y de hecho hay proyectos a corto plazo. En febrero, por ejemplo, llevaremos la exposición de Gego a La Maison de la América Latina. Además, siempre tenemos planes con el Museo de Houston, con el que mantenemos relación desde 2008 cuando funcionamos como institución aliada para un proyecto con  documentos del siglo XX del arte latinoamericano, para el que lanzaron publicaciones y una página web.

—¿Cuál es el propósito que tienen al participar en estas ferias?

—Darle difusión a la Colección Mercantil, que está orientada al estudio del arte venezolano, siempre desde una perspectiva modesta.

—¿Considera que hacen faltas iniciativas como esta para promocionar el arte venezolano en el exterior?

—Sí, por supuesto, sobre todo porque el arte venezolano de todos los tiempos es de primer orden, lo que no tiene es difusión y por eso hay que darlo a conocer, pues de lo contrario es como si no existiera.

—¿Han pensado participar en ferias latinoamericanas?

—No lo tenemos planteado y tampoco nos han invitado. Nosotros tenemos como principal plataforma el Espacio Mercantil en Altamira, que ya tiene tres años de existencia. Antes lo que hacíamos era organizar exposiciones itinerantes por toda Venezuela. Nuestra principal meta es comenzar desde adentro. La participación internacional es escogida, no es continua, pero siempre estamos animados.

—¿Cuántas piezas tiene actualmente la Colección Mercantil?

—Tenemos piezas que van desde el siglo XVIII hasta la contemporaneidad.

—¿Siguen adquiriendo piezas?

—El ritmo de adquisición es fluctuante.

—¿Eso se debe a la situación país, a la crisis económica?

—No, se debe principalmente al esfuerzo que hacemos por trabajar con las obras que tenemos, además de exponerlas, nos dedicamos a conservarlas. Creemos que la lectura de la Colección incide en la sociedad, logrando cambios en los modos de ver y relacionarse con la obra artística.

—¿Se han interesado en adquirir fotografías?

—Creo que tenemos por delante mucho recorrido con relación a la fotografía. Ha habido mucho crecimiento y auge en el tema en Venezuela. Recientemente, por ejemplo, hicimos una exposición digital/analógica en la que presentamos una panorámica de las técnicas y tecnologías que han utilizado los artistas a partir de la década de los cincuenta. Además de la fotografía también podemos profundizar en el video, para que crezca dentro de la Colección, sin embargo, considero que los artistas venezolanos tienen que trabajar más en esas áreas, especialmente con técnicas artesanales como el celular, moverse más a lo urbano, hacia lo actual.

—¿Qué líneas de investigación siguen?

—Nosotros tratamos de incorporar el mayor número de artistas por tendencia. Prueba de ello son las exposiciones que hemos hecho que mezclan períodos y tendencias, buscamos visiones transversales.

—¿Qué exhibiciones tienen previstas para el próximo año?

—Vamos a hacer una exposición histórica de cerámica venezolana en marzo. También tenemos pensado mostrar el resultado de un proyecto llamado Gráfica Mercantil que hacemos conjuntamente con el Taller de Artes Gráficas.

—¿Cuántas exposiciones hacen anualmente?

—Generalmente son dos al año porque queremos que las personas que vengan tengan la oportunidad de admirarlas. Nos manejamos con una dinámica parecida a la de los museos.

—¿Cuáles son los retos que tiene la Colección Mercantil actualmente?

—Constituirnos desde el Espacio Mercantil como un punto de referencia dentro de los circuitos culturales de la ciudad.

—¿Qué papel desempeña el Espacio Mercantil dentro de esa movida cultural?

—Creo que es un lugar bien particular porque es un sitio donde hay investigación y conservación. Estamos a medio camino porque no somos ni galería ni museo. Estos espacios existen mucho en Europa, en los que puedes ir a ver una colección privada, que no tiene la misma rotación que las galerías. Es interesante que cualquier persona que viene de viaje pueda acudir a esta sala y encontrar arte venezolano, porque siempre va a estar expuesto. Una colección siempre debe estar en constante diálogo con el público, los conservadores, investigadores, y creo que el hecho de sacar de su deterioro a un grupo de obras tiene mucho sentido porque estas piezas son memoria del país.







anmartinez@el-nacional.com