• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

El arte y Clemencia Labin dijeron adiós a Santa Lucía

La velada clausuró ayer su décimo tercera y última edición en Maracaibo. El evento se realizaba periódicamente en marzo, desde 2003

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Como es habitual en marzo, durante tres días hubo lugar para el perfomance, la fotografía, la pintura, la escultura y otras manifestaciones artísticas en la Velada de Santa Lucía. La décimo tercera edición del encuentro que se realiza en Maracaibo desde el año 2000 llegó a su fin ayer, con la participación de centenares de artistas y un público que desbordó la calle 2D, mejor conocida como la Calle del Arte.

“Se marcha Santa Clemencia, pero a la comunidad le queda su Santa Lucía”, dijo ayer Clemencia Labin, artista y promotora cultural del evento. Lo hizo en alusión al performance que presentó la noche del viernes, pero también al hecho de que ha decidido no continuar con el encuentro, tal y como lo anunció hace un año. “La razón es que ya no podemos crecer más”, indicó.

Durante más de una década, la creadora se apropió de un barrio patrimonial, célebre por la gaita y por sus casas coloridas. Allí adquirió una vivienda que bautizó con el nombre de casa museo, en la que presentó la primera edición del evento. Poco a poco se fueron sumando los vecinos. Hoy en día la cita convoca a más de 30 casas, locales comerciales, iglesias, plazas y otros espacios públicos.

“Aquí lo que planteamos fue la convivencia entre los artistas y los habitantes de Santa Lucìa”, explica Labin. Durante todos estos años intervinieron las casas de los moradores de la calle y establecieron una convivencia tanto en lo social como en lo creativo.

Cada espacio cedido por las familias de la zona fue asignado a un artista, a un curador o a un artista-curador. Entre estos últimos estuvo Juan Pablo Garza, quien presentò la propuesta “Otra escala patrimonial”, junto a Ernesto Montiel, Hayfer Brea, Gerardo Rojas y Francisco Barboza. Sus piezas se exhibieron en la casa de Anita Villalobos, una de las gaiteras más reconocidas en la región, quien reside en Santa Lucía.

El título aludía al carácter patrimonial del barrio, pero también al concepto del trabajo presentado, que según Montiel consiste en hacer arte utilizando los objetos que pertenecen a Villalobos. Una cama, los cuadros de su casa e incluso los reconocimientos que ha recibido como músico fueron reinterpretados plástica y conceptualmente por el grupo de artistas zulianos, vinculados a la galería Al Borde.

Christian Vink, Umberto Pepe, Víctor Julio González y Adrián Pujol también participan en la Velada. Sus obras se exhibieron en la misma casa. Las piezas reflejan la fragmentación y parten de la postal y de la idea de “tránsito”, de estar de paso.

Entre los artistas consagrados que participaron en el evento figuró Rolando Peña, con un tríptico fotográfico. La pieza conceptual mostró al creador de niño, orinando en el Lago de Maracaibo. “Es una foto que me tomó mi hermano. Creo que este fue mi primer performance y mi primer contacto con el mundo del petróleo, las dos constantes de mi trabajo conceptual”, dice.

Oly Díaz presentó la obra “Tiempos de fiesta”, una instalación en la que coexisten objetos importados (como los que se usan durante el Carnaval o en el segmento de las fiestas conocido como “la hora loca”), con textos de la Ley orgánica de importaciones. La pieza aludía a la manera relajada de reaccionar que tiene el venezolano ante las leyes que se discuten y aprueban en el país.