• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Claudio Perna es un punto de partida para 17 jóvenes artistas

La sangría | Foto: Francesca Commissari

La sangría | Foto: Francesca Commissari

Un homenaje al fotógrafo y geógrafo es presentado a partir de mañana en la sala Rómulo Gallegos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un grupo de 17 artistas jóvenes se puso de acuerdo para reunir un homenaje a Claudio Perna en la colectiva La sangría. Lo primero que hay que aclararle a quien vaya a visitar la exposición es que el tributo no es literal. Las conexiones que hay entre las obras presentadas y el trabajo del fotógrafo, geógrafo y pionero del arte conceptual en el país son pocas, o al menos muy subjetivas.

En la entrada de la sala Rómulo Gallegos el espectador es recibido por un ensamblaje hecho en madera por Jhonny Fung, colocado sobre un ventanal. La pieza titulada Hilo musical es colorida y de estética abstracto-geométrica, por ende, no comparte los códigos estéticos de Perna.

Fung, que además es el curador de la exhibición, no está del todo de acuerdo y asegura que esta contradicción es parte del espíritu de la muestra. “Todos estudiamos a Perna y de alguna forma u otra establecemos relaciones con su obra a través de lo conceptual. En mi caso, mi trabajo tiene fragmentos de marcos, tela y otros objetos encontrados. Me atrae la descontextualización, buscarle al objeto otro sentido”.

Mucho más clara es la relación que establece Edson Cáceda en la pieza Cuentos de jevitas. Lo hace a través de la fotocopiadora, un medio explorado por Perna en los años setenta. El artista invitó a un grupo de mujeres a narrar en primera persona las veces que han sido asaltadas. Los relatos, escritos sobre una libreta, fueron reproducidos, ampliados y colgados en la sala.

Varios de los artistas convocados exhiben fotografías. Es el caso de Irama Gómez con tres gráficas que muestran su trabajo social con indigentes en varios puntos de la ciudad, como la avenida Urdaneta y el Centro Simón Bolívar. También es el de Morella Jurado, la actual directora del Museo Alejandro Otero, quien presenta junto con Manuel Finol la pieza Que la tierra te sea leve. Los creadores intercalaron epitafios escritos por poetas de la talla de Gustavo Pereira con fotografías de nichos peruanos. Las imágenes están impresas sobre almohadas usadas por personajes vinculados al mundo cultural.

El colectivo Taller Artefacto integra una entrevista a un custodio de la sala Rómulo Gallegos con una serie de paisajes basados en los libros del escritor caraqueño, revelados e impresos sobre seda.

José Moret participa con una obra lúdica sobre madera titulada Homenaje a mis nietos, que consiste en una serie de imágenes de corte ingenuo plasmadas sobre dados de madera elaborados a escala humana. Efraín Ugueto presenta Estructuras tecnopenitentes, un dibujo en el espacio hecho con un crucifijo. A partir de este material, el artista da forma a una bomba sobre una cuadrícula, un guiño al carácter sacro del arte abstracto en el país.

Manuel Eduardo González explora la arista serial de la obra de Perna con una instalación de carnets que llevan impresos huellas dactilares. Augusto Marcano, Prada Colón, Juan González Bolívar, Hugo Mariño, Juan Carlos Montilla, Yllen Piña y Bernardo Suárez también participan en la exhibición.

 

La sangría

Inauguración: hoy, 7:00 pm

Sala RG del Celarg, avenida Luis Roche, Altamira

Horario: lunes a viernes, de 10:00 am a 8:00 pm; sábado y domingo, de 12:00 m a 8:00 pm

Entrada libre