• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Clara Sánchez: “Para descubrirnos tenemos que desenmascarar nuestra vida emocional”

<i>No es distinta la noche</i> (1990), <i>El palacio varado</i> (1993), <i>Desde el mirador</i> (1996) y <i>El misterio de todos los días</i> (1999) también son novelas de Sánchez | Foto Cortesía Grupo Planeta / Javier Palacios

No es distinta la noche (1990), El palacio varado (1993), Desde el mirador (1996) y El misterio de todos los días (1999) también son novelas de Sánchez | Foto Cortesía Grupo Planeta / Javier Palacios

El cielo ha vuelto, novela ganadora del Premio Planeta 2013, se sustenta en los conceptos tradicionales de éxito y maldad para construir un “thriller emocional”

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Clara Sánchez ganó el Premio Planeta 2013 con una ficción cuya trama parece sacada de un filme de Hollywood. No en balde esta autora, aunque se graduó en Filología Hispánica en la Universidad Complutense de Madrid, se desarrolló como crítica cinematográfica en el programa de Televisión Española llamado ¡Qué grande es el cine!

La escritora nacida en Guadalajara (España) quería referirse al miedo a ser rechazados por los demás que habita las obsesiones de los seres humanos contemporáneos. “Esto se produce en todas las esferas de nuestra vida, como en el amor o en el trabajo. A veces, cuando no nos sentimos satisfechos con nuestra figura, ese miedo a ser rechazados, o estar fuera del club, se cristaliza en la presión que ponemos encima de nuestra imagen”, indica la novelista que en 2010 recibió el Premio Nadal por Lo que esconde tu nombre.

Tenía mucho tiempo tratando de poner en blanco y negro una novela con ese tema, hasta que un día, mientras hojeaba una revista en la sala de espera para una consulta médica, se encontró con la foto de una modelo de mirada triste. “Me llamó la atención y me pregunté si esa expresión en sus ojos no signaría el miedo al fracaso, a no poder mantener su éxito; pensé que ella podía hablarnos de este miedo que nos pasa a todos”, apunta la autora cuya obra se lee en 15 países.

Así nació Patricia. La protagonista de El cielo ha vuelto encarna el sueño de toda adolescente: es una modelo triunfadora. “Todo el mundo, incluida yo misma, consideraba que tenía mucha suerte. A los 26 años tenía dinero en fondos de inversión, una moto, un Mercedes, un 4x4 y un chalé en una de las zonas más exclusivas y caras, a diez kilómetros de Madrid, rodeada de futbolistas y famosos”, enumera Patricia como carta de presentación desde el primer capítulo de la novela que la escritora describe como un “thriller emocional”.
 
El éxito y la maldad. Sánchez —autora de Últimas noticias del paraíso, obra con la que ganó el Premio Alfaguara del año 2000, y Lo que esconde tu nombre, que entre España e Italia ha vendido cerca de 500.000 ejemplares— piensa que quienes tienen éxito siempre están al borde del fracaso. “Mantener la imagen envidiable ante los otros es difícil. Patricia descubre esto en la novela y va liberándose del miedo a no ser suficientemente amada o a perder el trabajo”, dice.

Por eso, el quid del argumento de su novela comienza con la aparición de Viviana, personaje que oscila entre lo psicológico y lo esotérico. La mujer, sentada al lado de Patricia en un vuelo que cubría la ruta Nueva Delhi-Madrid, le anunció que alguien quería verla muerta. A pesar de que la modelo no es supersticiosa, una serie de accidentes le hacen preguntarse si no tendría razón Viviana y corre a buscarla. “El mal, hasta que no nos hiere o no nos mata, no suele dar la cara; de lo contrario podríamos luchar con él e incluso vencerle”, es la reflexión con la cual la recibe la mujer y de esa manera introduce un tema adicional a la novela: la maldad.

“Existe el mal cuando sentimos el daño ejercido por los demás. Patricia es víctima de cierto vampirismo emocional y del amor que deposita en su marido, que la manipula. A veces también con nuestra actitud ante la vida estamos generando el mal. En otro libro mío, Lo que esconde tu nombre, me refiero a la bondad como una cualidad que es siempre relativa; pero en cuanto al mal sí que hay uno que es absoluto. Se trata de la ética de la sociedad actual y de la falta de escrúpulos de la gente, también de la actitud desaprensiva de los poderes y de los sistemas económicos que nos atenazan y que están deshumanizados”, señala la autora, para quien, en el fondo, la novela habla del poder que los demás ejercen sobre las personas.

La intriga es el motor de esta novela que desenmascara los vericuetos malignos del éxito. “Lleva a indagar sobre lo que no se ve, oye ni se dice y nos permite darnos cuenta de que no somos lo que parecemos. Para descubrirnos tenemos que desenmascarar nuestra vida emocional y a quienes tenemos alrededor para alcanzar cierto grado de lucidez”, concluye Sánchez, cuya primera publicación fue Piedras preciosas (1989).