• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Cecilia Martínez, una centenaria con alma de quinceañera

Cecilia Martínez ganó la primera demanda por divorcio que se sentenció en el país en 1940 | FOTO RAÚL ROMERO / ARCHIVO

Cecilia Martínez ganó la primera demanda por divorcio que se sentenció en el país en 1940 | FOTO RAÚL ROMERO / ARCHIVO

La locutora, animadora, cantante y actriz labró su carrera de forma autodidacta. Adelantada a su tiempo, fue censurada por Juan Vicente Gómez y Blanca Ibáñez

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

2429. Ese era el número telefónico al que llamaban a Cecilia Martínez cuando vivía en las esquinas de Truco a Guanábano en Caracas, lugar en el que nació hace más de un siglo, el 26 de noviembre 1913. Atendía con su voz ronca, esa con la que solo se atrevía a cantar en las reuniones familiares.

Su carrera artística empezó por accidente en La hora de la canción, programa radial transmitido por Broadcasting Caracas. Acompañaba a su hermana Fina, que debía estrenar el espacio, pero los nervios la traicionaron y quedó muda por un instante. Ese silencio fue la oportunidad que encontró Cecilia Martínez para dar a conocer sus dotes vocales, a pesar de la advertencia de su primo, quien le decía que con esa voz de “caña rajada” no podía cantar.

“Quisiera amarte menos” fue el vals con el que cautivó al público ese día, 26 de noviembre de 1930. Durante 85 años de carrera fueron muchas las locuciones, jingles y canciones que interpretó con su voz, la que se apagó ayer a las 8:15 de la mañana.

Fue una autodidacta. Participó en las radionovelas El misterio de los ojos escarlata, Toto y Didi, La familia Buchipluma, Frijolito y Robustita.

Cantó el primer jingle de la historia de la publicidad en Venezuela. “Suspirando está en el baño, Ana María de la Luz/ porque ella quiere bañarse con Jhon Laúd”. Juan Vicente Gómez prohibió el comercial por considerarlo “inconveniente” para la sociedad. Ese mismo calificativo le endilgó Blanca Ibáñez, quien le cerró las puertas de varios canales durante el mandato de Jaime Lusinchi.

Debutó en televisión en 1956, con Tribunal juvenil en Radio Caracas Televisión. Cosas de mujeres fue el magazine con el que duró 22 años al aire. “Cecilia, ¿Cuánto tiene el pote?” fue la frase que se popularizó en Monte sus cauchos con Good Year, programa de concursos que condujo junto con Néstor Luis Negrón.

Fue abuela de María Eugenia Alonso en la telenovela Ifigenia, y filmó cortometrajes como Fosa común de Alejandro Bellame y Los ladrones llegaron ya de Gustavo Báez.

Recordaba en las entrevistas a quien fuese uno de sus grandes amores, Germán Álvarez López Méndez, su primer esposo, con quien se casó a los 20 años. “No era el más atractivo de los jóvenes caraqueños, pero era uno de los pocos con carro y muy galante”, recordó en 1973.

Martínez fue pionera en materia de derechos civiles. Ganó la primera demanda de divorcio que se sentenció en el país en 1940. En esa misma década se instauró el voto femenino y nunca dejó de sufragar, aseguró en 2013. “¿Que si voto en estas elecciones municipales? ¡Por supuesto! Hay que ver cómo salimos de este bigotudo”, en referencia al presidente Nicolás Maduro.

Napoleón Bravo compartió micrófonos junto a Martínez en el programa radial Dos generaciones. “Siempre me ha gustado relacionarme con personas mayores que yo. Pero Cecilia era mucho más joven que yo en espíritu. Es el ser humano más encantador que me ha tocado conocer, llenó mi vida”.

Carmen Victoria Pérez también agradece los momentos que compartieron juntas en RCTV. “Ella murió feliz. Fue una referencia extraordinaria, una mujer adelantada a su tiempo, vanguardista. Siempre le preguntaba cómo hacía para tener la piel tan bella y me decía que bebía ocho vasos de agua al día”.