• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Caterina Valentino: “En un país donde no hay papel, tener un libro es un milagro”

Foto Leonardo Guzmán

Foto Leonardo Guzmán

El primer texto de la periodista, locutora y animadora es autobiográfico y está lleno de anécdotas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La joven humilde de Catia cuenta su historia. La Caterina Valentino de ¡Hay corazón!, la de E! VIP Caracas y la de la radio se concentran en Valiente corazón, la autobiografía de la periodista y locutora.

Cuatro meses de trabajo resultaron en 200 páginas editadas por Libros El Nacional. Valentino asegura que la obra es el cierre de un ciclo. Tuvo que regresar a su Catia natal para escribir un capítulo, en el cual afirma que por mucho tiempo se avergonzó de sus orígenes.

En otra parte revela que fue víctima de abuso sexual por parte de su profesor de música, quien además era amigo de su padre. De igual forma, confiesa con honestidad que en ella conviven sus distintas versiones en armonía, porque lo que más le gusta de la vida es el contraste.

El bautizo de Valiente corazón será musicalizado con las piezas que su autora escuchó una y otra vez mientras escribía: Adagio de Albinoni, “Caballo viejo” de Simón Díaz y “Circle of life” de El rey león. La celebración contará con la Orquesta Sinfónica de Venezuela y el DJ Oscar Leal.

—¿Cómo surge la idea de escribir un libro? ¿Por qué decide contar su historia en este momento?

—2013 ha sido un período muy complicado para mí y no ha sido un secreto. La gente ha visto lo que me ha tocado vivir tras el cierre de un programa de televisión. Y luego, todo lo que ha pasado con mi imagen durante este año. Un día, al llegar a la casa, cerré la puerta y algo se rompió dentro de mí y hay golpes que te hunden o te catapultan. En una reunión me dijeron que debía hacer un libro. En un país donde no hay papel tener un libro es un milagro.

—Regresó a Catia para escribir al libro, ¿qué sintió?

—No puedo explicarlo. No es la Catia de antes, la gente no está en los bulevares. Quiero regresar y poder correr entre Plaza Sucre y Pérez Bonalde.

—En el capítulo “El verdadero amor” asegura que le han dicho acomodaticia porque ha cubierto, como periodista, algunos sucesos importantes. ¿Cómo se defiende de esas críticas? ¿Cómo las maneja?

—Cuando me reuní con El Nacional, la que fue mi editora agarró su libreta y sin mirarme a la cara me preguntó: "¿Vas a escribir de farándula o de belleza?". La gente no conoce a esta Caterina. Muchos piensan que actúo. Pero nada más lejos de la realidad, eso es lo que yo soy y por eso soy exitosa. Soy auténtica. Yo invito a la gente que me critica a que hagan lo que hago y ojalá tengan el éxito que yo tengo.

—En el libro revela que tuvo un amor a distancia y que no fue tras él, pero su madre a los 15 años de edad dejó todo en Italia por venir con su padre. ¿Por qué no siguió el ejemplo de ella?

—Sí, es increíble. Mi mamá estaba renunciando a su familia y a sus riquezas, pero nada le atrapaba más que el amor a mi papá. A mí sí, mi carrera me atrapa. Soy desafortunada pero afortunada a la vez. Yo pudiera irme con cualquier hombre y ser feliz con lo que cualquier mujer lo sería. Pero siempre he querido más. Mi pasión es mi trabajo.

—Escribió sobre el abuso sexual que sufrió en su infancia. Al margen de lo sexual, ¿cuáles fueron las secuelas más difíciles de superar?

—La confianza. En mí misma y en los demás. Dejé de confiar porque sentía que a cualquier hombre que le entregara el corazón me iba a usar. Mis relaciones de pareja siempre fueron complicadas hasta que me decidí a vivir.

—¿No le da miedo que el hombre perfecto se tarde llegar?

—No espero al hombre perfecto sino al correcto. Estoy segura de que existe un hombre que quiera acompasar con mi carrera, que me quiera acompañar, que quiera ser papá. Sé que va a llegar.

—Se ha dicho que se ha hecho muchas cirugías estéticas, sin embargo no habla de eso en su libro. ¿Cuántos procedimientos en realidad se ha hecho?

—No aparece porque en realidad yo sólo me he hecho dos cirugías: una reafirmante de busto y otra de nariz porque tenía el tabique desviado, pero solo me la acomodé porque sigue siendo muy italiana. Para mí eso no es importante, tengo mis paticas de gallo porque las quiero tener.  

—¿Cuánto tiempo le tomó aceptarse a sí misma?

—Siete años. Por eso sale el libro. Me divorcié a los 30 años de edad cuando me di cuenta de que ese hombre no quería estar casado con una mujer como yo. Él no quería una mujer profesional, sino alguien que se dedicara a la casa por completo. Muy en contra de mi familia, me fui de esa casa y en ese momento comencé mi búsqueda.

—Después de ese recorrido, ¿Quién es Caterina Valentino?

—Es un valiente corazón, una mujer que no se amilana ante la dificultad. Una mujer cuyo pasado la ha hecho reconocerse como una guerrera de la vida que ama profundamente su carrera y su país.


Valiente corazón

Bautizo: viernes 25 de octubre, 7:30 pm

Edificio El Nacional, Los Cortijos

Entrada libre