• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Carolina Vollmer ofrece cables por productos de primera necesidad

Carolina Vollmer | Foto: Ernesto Morgado

Carolina Vollmer | Foto: Ernesto Morgado

La artista exploró la línea y el color en Sucedáneos, una exposición en la que armó empaques a partir de alambres

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Como si de un episodio de cámara escondida se tratara, Carolina Vollmer instaló un stand en un mercado capitalino en el que puso a la venta productos curiosos que no pasaron inadvertidos entre los visitantes. Ocultó la cámara en una esquina para registrar la reacción de los consumidores cuando el vendedor los convidaba a comprar empaques rellenos de cables de colores que él ofrecía como aceite, medicinas y harinas.

Más de un transeúnte pensó que se trataba de una broma, otros aceptaron su oferta y hasta le preguntaron cómo se preparaba ese nuevo invento y uno dijo con sarcasmo que eso era lo que les esperaba a los venezolanos: “Como estamos, nos tocará comer mucho cable”.

El video completo forma parte de la instalación Sucedáneos, que exhibe la creadora en la galería Okyo de Las Mercedes. Vollmer reflexiona sobre la situación del país a partir de empaques alineados en los que muestra artísticamente cables de colores enrollados. “Como muchos otros trabajos míos, este nació a partir de una inquietud y en paralelo a mi investigación plástica y artística. En un momento se conjugó todo y salió esta serie. Mi mejor modo de expresión es el arte. Soy yo y mi entorno. Tenía esa preocupación con respecto a todo lo que pasa en Venezuela, el deterioro, la sustitución de producción nacional por objetos importados. Así que pensé en un producto que sea sustituto de todas nuestras carencias, de los servicios públicos, y es este objeto simbólico, que cada quien puede interpretar como quiera”.

En total son 140 piezas que la artista trabajó individualmente. Algunos cables aparecen en forma de resorte; otros, anudados, entrelazados. “Encontré en este manejo de los alambres una oportunidad de tratar la línea con mis propias manos”, expresa Vollmer, que dedicó 2 años al proyecto.

El visitante es quien le da valor a cada empaque. Para algunos son pulseras, collares; para un niño –como fue el caso de un espectador de la exhibición–, se trata de paquetes de café. Todos pueden encontrar en los trabajos de la artista los sustitutos de productos que satisfagan sus deseos y que no se encuentran en los automercados del país.

Sucedáneos
Obras de Carolina Vollmer
Galería Okyo, avenida Veracruz, edificio La Hacienda, planta baja, Las Mercedes
Martes a viernes, de 10:00 am a 1:00 pm y de 3:00 pm a 6:00 pm
Sábados y domingos, de 11:00 am a 2:00 pm