• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

El Carnaval de Puerto Cabello sonó a merengue

El cantante Juan Luis Guerra / EFE

El cantante Juan Luis Guerra / EFE

El dominicano repasó éxitos como “La bilirrubina”, “Ojalá que llueva café” y “Las avispas” en el aeropuerto Bartolomé Salom. Juan Luis Guerra y su orquesta 4.40 actuaron ante 70.000 personas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Con “Como tú no hay ninguna” comenzó el cantautor Juan Luis Guerra su concierto el lunes en la explanada del aeropuerto Bartolomé Salom de Puerto Cabello, donde los carnavales no sonaron a samba brasileña sino a merengue dominicano.

De inmediato las 70.000 personas que esperaron desde el mediodía insuflaron de afecto al músico, coreando con mucha energía cada una de las canciones del ganador de 18 premios Grammy Latinos, líder de una de las orquestas más potentes de la escena caribeña.

Juan Luis Guerra y su banda 4.40 fueron el atractivo principal de los V Carnavales Internacionales de la ciudad costera del estado Carabobo, y el público le agradeció con creces un espectáculo lleno de luces, buena música y videos.

El alcalde de la ciudad, Rafael Lacava, fue quien presentó al cantante: “Tenemos a este artista maravilloso que nos acompaña hoy, un hombre de Cristo, un hombre de Dios, que viene a llenar de bendiciones a los porteños y a los venezolanos, porque somos un continente de paz”.

Pasadas las 9:00 pm comenzó el concierto, que incluyó la interpretación de éxitos como “La bilirrubina”, “Ojalá que llueva café”, “La llave de mi corazón”, “Bachata rosa”, “Son al rey”, “Como yo” y “Mi bendición”, que dedicó a su esposa, a la que dirigió palabras de amor. Contó que fue la musa que lo inspiró a escribir el tema.

La fiesta del merengue dominicano en tierra venezolana siguió con piezas como “Para ti”, “El Niágara en bicicleta” y una canción que compuso para su perra, titulada “Lola’s Mambo”, además de dos hits que corresponden a épocas distintas: “Visa para un sueño” y “Bachata en Fukuoka”.

Al cabo de una hora y cuarto de espectáculo, Guerra se despidió. Como suele ocurrir en presentaciones de grandes artistas, el público continuó aplaudiendo, hasta el punto de hacerlo regresar en dos oportunidades al escenario. Le faltaba cantar temas como “La guagua”, “En el cielo no hay hospital”, “La cosquillita”, “A pedir su mano” y “Las avispas”, canciones que muestran su profunda convicción religiosa y, al mismo tiempo, su habilidad para entretener y generar reflexión simultáneamente.

El dominicano, que ha sido uno de los artistas más consecuentes con la afición del país, ofreció una presentación de casi 1 hora y 45 minutos frente a una audiencia que no sólo llegó de Puerto Cabello, sino que viajó desde otras ciudades cercanas, incluso desde el extranjero, para presenciar un concierto gratuito que contó con un anillo de seguridad de más de 1.200 funcionarios de varios organismos estatales de seguridad.

El telonero de Juan Luis Guerra fue un joven de Puerto Cabello escogido por su talento en una audición y cuyo nombre artístico es Romano. También se presentaron, antes del show del gran protagonista de la noche, las bandas locales Son Warao, Cumaco y Vera, Viceversa y Adrenalina Latina, todas dispuestas en la tarima para estimular el baile y hacer de la jornada uno de los carnavales más memorables de la ciudad.