• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Carlos Vives: “Nos vamos a reencontrar con la gente”

Luego de ocho años sin cantar en el país, Carlos Vives llegará para presentar su show <i>Como le gusta a mi pueblo </i>, como parte del <i>Corazón Profundo Tour</i> | Foto EFE

Luego de ocho años sin cantar en el país, Carlos Vives llegará para presentar su show Como le gusta a mi pueblo , como parte del Corazón Profundo Tour | Foto EFE

Luego de ocho años sin cantar en el país, Carlos Vives llegará para presentar su show Como le gusta a mi pueblo, como parte del Corazón Profundo Tour. Por retrasos en la aduana, las presentaciones que tenía programadas en San Cristóbal y Maracaibo fueron suspendidas. Solo actuará en el Poliedro de Caracas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Carlos Vives asegura que está ansioso. Que regresar a Venezuela para mostrar al público el crecimiento de su banda lo tiene contento. “Siempre ha sido un lugar en el que disfrutamos los conciertos”, dice por teléfono. A pesar de que tenía en su agenda tres presentaciones en el país –San Cristóbal, Maracaibo y Caracas–, debido a problemas en la aduana solo actuará el sábado en el Poliedro. Los otros dos espectáculos serán reprogramados, pero ya comenzaron a reintegrar el dinero de las entradas.

Luego de 8 años sin cantar en Venezuela, el artista de 52 años de edad y cinco nominaciones a los Grammy Latinos 2013 llega con Corazón Profundo Tour, una gira que lo ha llevado por Estados Unidos y Latinoamérica para presentar los temas de su décimo tercer trabajo de estudio.

-¿Qué verá el público sobre el escenario?

–A una banda que ha tocado junta desde hace mucho tiempo y va aprendiendo a mejorar todo. Verá la misma alegría. Nos vamos a reencontrar con la gente. Poder tocar es como una clase de aerobics: es algo que nos mueve mucho. Y Venezuela tiene un público bastante bailador.

–Tras la pausa, ¿por qué volver con Corazón profundo? ¿Qué representa?

–Es entrar a la jugada otra vez. Y ha traído cosas buenas, a la gente le ha encantado el concepto del álbum. Venezuela dio señales de apoyo y eso uno lo agradece mucho. Y no nada más el público de siempre, sino también los más jóvenes. Corazón profundo no tiene solo esas cosas entrañables, también nos pusimos al día en cuanto a sonido.

–¿De qué emociones y momentos se valió para hacer el disco?

–Pasamos de hacer canciones de viejos compositores a escribir las nuestras. Ha sido una búsqueda de varios años, que comenzó con La tierra del olvido. Fue experimentar, escribir sobre lo que uno tiene cerca. A veces nos angustiamos por cosas y es eso mismo lo que te ayuda a producir. Buscamos en lo más profundo aquello que habíamos tocado y lo que creíamos que valía la pena rescatar.

–Es uno de los artistas que internacionalizó la música colombiana, ¿cómo evalúa los caminos que ha tomado?

–Nosotros empezamos a trabajar una forma de tropicalidad muy diferente a la establecida; en ese entonces un vallenato más rockero parecía un camino prohibido. Cuando estábamos solos era más difícil convencer. Pero florecieron las nuevas generaciones, muchachos que en vez de irse a los mismos covers se conectaron con una nueva trova colombiana. Creo que hubo gente que copió, en el mejor sentido de la palabra, y entendió que había patrones nuevos. Esto ha sido lo más importante que nos ha pasado. Y cada uno trabaja para que eso crezca siempre.

–Son más de 25 años en el medio. ¿Ha cambiado Carlos Vives el músico?

–Somos la misma gente. Con más entusiasmo, cada vez entendiendo más este camino de la música. Mientras la tendencia es a que las cosas pasen de moda, nosotros vamos descubriendo que aún estamos por hacer. Entre este disco y los anteriores hemos aprendido y eso te impulsa a buscar más. La tecnología trae nuevas posibilidades y qué rico es aplicarlas sin perder las raíces. Hay mucho camino todavía y no solo para nosotros sino para las nuevas generaciones, que estoy seguro de que harán las cosas mejor.


Corazón Profundo Tour

Poliedro de Caracas, La Rinconada

Sábado, 8:00 pm

Entrada: entre 1.340 bolívares y 9.000 bolívares