• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Carlos Medina suspende moléculas buscando la esencia

El artista utiliza para esta muestra materiales como nylon, varillas de cristal, acero y cobre

El artista utiliza para esta muestra materiales como nylon, varillas de cristal, acero y cobre | Foto: Manuel Sardá

Imperceptible es la más reciente individual del artista, en la que exhibe más de 30 piezas en diversos formatos que remiten a elementos de la naturaleza reinterpretados

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El de Carlos Medina es un orden geométrico etéreo. Observa el comportamiento de la naturaleza y lo reproduce, pero con sus propias normas estéticas. Juega con la luz y con las sombras, establece una relación minimalista con las formas para generar nuevos significados.

Así el artista fue pasando por los diferentes pesos de la materia. Sus esculturas dejaron de ser piezas enormes y macizas para convertirse en neutrinos suspendidos que se dispersan por la sala. Medina se aleja de lo óptico y se acerca a la física, a la matemática: hace de la molécula su más puro discurso. “Cumplo con los principios de la ingravidez para aligerar los cuerpos. Y esta exposición es eso: la síntesis progresiva del trabajo, estar en el momento y el ahora; poner todo al servicio del tiempo”, afirma.

Se refiere a Imperceptible, su más reciente trabajo de intervenciones espaciales, compuesto por más de 30 piezas. Lo presentará desde el domingo en la Galería de Arte Ascaso, con la curaduría y museografía compartida con el arquitecto Mauricio Alfonzo.

Sus composiciones son sencillas y profundas, de una pureza que parece dominada por la serenidad. Pasan de la gran escala, como los pulidos trazos en aluminio que se abren en espiral, a los pequeños formatos que sugieren sensaciones y obligan al espectador a intimar con la obra.

Del hierro y la piedra, Medina se dedicó a trabajar el nylon, las varillas de cristal, el acero y el cobre en busca de nuevas experiencias. Así surgieron piezas que simulan nubes, formaciones montañosas como el Ávila, el movimiento del viento, un eclipse o las ondas que deja una gota al caer en el agua.

“Es un volver a los orígenes como producto de la necesidad de medir, proporcionar, componer y ajustar la materia prima visual de sus obras, es decir, las líneas, los vectores, las horizontales, las diagonales y las verticales con sus variados ángulos, calibres y vibraciones cromáticas”, señala el crítico colombiano Álvaro Medina, miembro de la Asociación

Internacional de Críticos de Arte, en el catálogo de la muestra.

Todo se trata de alcanzar la esencia. Porque Medina no se queda en las figuras geométricas puras. “Como la escultura se ha convertido en el espacio, busco realidades allí. Me da medidas, coordenadas, y yo lo aprovecho para hacer mis formas. Yo continúo con ese alfabeto sensorial sin apartarme de los principios constructivistas”, dice. Y agrega: “Yo trabajo el minimalismo con alma, que es un término que utiliza mi esposa. Es espíritu, dermis, porque dejo que la materia se exprese”.
 
Imperceptible

Galería de Arte Ascaso, avenida Orinoco, Las Mercedes
Inauguración: domingo, 11:00 am
Entrada libre