• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Caracas soñará con Paz Sin Fronteras

Juanes y Miguel Bosé en el Concierto por la Paz / Archivo

Juanes y Miguel Bosé en el Concierto por la Paz / Archivo

El tercero de los multitudinarios shows pacifistas está planificado para junio. Por eso Miguel Bosé y Juanes visitaron la sede del Sistema de Orquestas, donde vieron trabajar a Gustavo Dudamel

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

A las 6:00 pm, con precisión británica, llegó ayer José Antonio Abreu a la sala de reuniones ubicada en el piso 5 del Centro de Acción Social por la Música. Acompañado por directivos del Sistema de Orquestas, se encontró con dos estrellas pop que irrumpieron en el recinto académico con un objetivo: preparar el terreno para la tercera edición de Paz Sin Fronteras, la iniciativa cuyos primeros capítulos se celebraron en la frontera colombo-venezolana y en La Habana, Cuba.

Miguel Bosé lucía como un diplomático de carrera. Sabía qué decir y cuándo. Juanes, a su lado, actuaba como un admirador al que le cuesta encontrar las palabras para expresar sus sentimientos a un ídolo. El colombiano dijo simplemente: “¡Estamos muy impresionados con todo esto!”. A lo que Abreu contestó: “Bueno, apenas estamos empezando”, y así rompió el hielo. Luego continuó más en serio: “Es un camino largo, pero fructífero. Se trata de un proyecto a plazo extra-largo; así que hay que tener paciencia”. 

El show está planificado para ser realizado en junio y la locación más probable sería la Base Aérea La Carlota. Según Bosé, se convocará a “15 artistas representativos de Europa y América Latina”. Participarían el director Gustavo Dudamel y la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar.

Los músicos, que visitaban por primera vez la sede principal de la institución, lucían como exploradores que se encuentran de pronto en una tierra soñada.

“Son muchos los ecos que te llegan –intervenía Bosé, mientras daba un vistazo a las instalaciones– pero hasta que no ves de qué se trata, no lo entiendes. Es un proyecto envidiable, completamente integral y de una altísima calidad. Creo que no se puede desear nada más alto y completo. Es una historia que empieza por la A y termina por la Z”. 

Bosé recuerda que conoció a Dudamel en Madrid. “Fui a verle, me colé y lo saludé porque era su admirador. Y después descubrí que desde pequeño escuchó mis canciones, “Don Diablo” y todas esas cosas (risas). Había admiración mutua y me regalaron una chaqueta tricolor de la orquesta”.

Abreu dijo que le imprimirá entusiasmo al concierto para ajustarse a lo que la cita representa: “Estamos agradecidos y fascinados con la presencia de estos eminentes maestros del arte (...) Ellos ponen la música que producen al servicio de altos ideales humanísticos”.

Los invitados presenciaron desde temprano parte de las sesiones de grabación de la banda sonora de la película Libertador, cuyo proceso culminó ayer en la sala Simón Bolívar, ubicada en la misma edificación. Basado en la experiencia, Juanes decía que la acústica del lugar era “formidable”: “Estar aquí es la prueba de que el arte transforma la vida de la gente de una manera incalculable. No puedes palparlo hasta que lo vives y lo sientes”.

Caracas soñará

con Paz Sin Fronteras


El tercero de los multitudinarios shows pacifistas está planificadopara junio. Por eso Miguel Bosé y Juanes visitaron la sede del Sistema deOrquestas, donde vieron trabajar a Gustavo Dudamel


GERARDO GUARACHE OCQUE

gguarache@el-nacional.com


A las 6:00 pm, con precisión británica, llegó ayer JoséAntonio Abreu a la sala de reuniones ubicada en el piso 5 del Centro de AcciónSocial por la Música. Acompañado por directivos del Sistema de Orquestas, seencontró con dos estrellas pop que irrumpieron en el recinto académico con unobjetivo: preparar el terreno para la tercera edición de Paz Sin Fronteras, lainiciativa cuyos primeros capítulos se celebraron en la fronteracolombo-venezolana y en La Habana, Cuba.

Miguel Bosé lucía como un diplomático de carrera. Sabía quédecir y cuándo. Juanes, a su lado, actuaba como un admirador al que le cuestaencontrar las palabras para expresar sus sentimientos a un ídolo. El colombianodijo simplemente: “¡Estamos muy impresionados con todo esto!”. A lo que Abreucontestó: “Bueno, apenas estamos empezando”, y así rompió el hielo. Luegocontinuó más en serio: “Es un camino largo, pero fructífero. Se trata de unproyecto a plazo extra-largo; así que hay que tener paciencia”. 

El show está planificado para ser realizado en junio y lalocación más probable sería la Base Aérea La Carlota. Según Bosé, se convocaráa “15 artistas representativos de Europa y América Latina”. Participarían eldirector Gustavo Dudamel y la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar.

Los músicos, que visitaban por primera vez la sede principalde la institución, lucían como exploradores que se encuentran de pronto en unatierra soñada. “Son muchos los ecos que te llegan –intervenía Bosé, mientrasdaba un vistazo a las instalaciones– pero hasta que no ves de qué se trata, nolo entiendes. Es un proyecto envidiable, completamente integral y de unaaltísima calidad. Creo que no se puede desear nada más alto y completo. Es unahistoria que empieza por la A y termina por la Z”.  

Bosé recuerda que conoció a Dudamel en Madrid. “Fui a verle,me colé y lo saludé porque era su admirador. Y después descubrí que desdepequeño escuchó mis canciones, “Don Diablo” y todas esas cosas (risas). Habíaadmiración mutua y me regalaron una chaqueta tricolor de la orquesta”.

Abreu dijo que le imprimirá entusiasmo al concierto paraajustarse a lo que la cita representa: “Estamos agradecidos y fascinados con lapresencia de estos eminentes maestros del arte (...) Ellos ponen la música queproducen al servicio de altos ideales humanísticos”.

Los invitados presenciaron desde temprano parte de lassesiones de grabación de la banda sonora de la película Libertador, cuyoproceso culminó ayer en la sala Simón Bolívar, ubicada en la misma edificación.Basado en la experiencia, Juanes decía que la acústica del lugar era“formidable”: “Estar aquí es la prueba de que el arte transforma la vida de lagente de una manera incalculable. No puedes palparlo hasta que lo vives y losientes”.