• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Camila Ríos Armas recita Ecos de papel

Camila Ríos Armas

Camila Ríos Armas

El poemario pertenece a la Colección Voces Iniciales del sello Bid & Co., dirigido por Adalber Salas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Ecos, el segundo poemario de Camila Ríos Armas, nació cuando la estudiante del último año de Estudios Liberales en la Universidad Metropolitana ayudaba al grupo de música experimental llamado El Sagrado Familión a organizar algunos de sus conciertos y advirtió las similitudes entre el trabajo de los artistas y los rituales religiosos. Eso le llamó la atención y la inspiró a escribir los primeros versos que construyeron el libro.

"A partir de allí me di cuenta de que quería trabajar el tema de la memoria, desde la perspectiva de la ausencia y la presencia", explica.

El lector podrá notar en el poemario que desde cierta vehemencia se convoca al espacio y al tiempo en un diálogo entre parejas y de grupos, donde aunque se encuentra la dicotomía predecible del sol y la luz también se hallan los aciertos de vincular las imágenes del aire y el suspiro o del sueño y los fantasmas.

Repeticiones de sonidos
Ecos, que su autora define como "un solo gran poema", está dividido en siete secciones. La primera es un solo poema, "Primer y único grito", seguido del primero de los seis "ecos", titulado "Laberinto". Allí el espacio es el emplazamiento de las nociones del engaño y el extrañamiento. La segunda sección se titula "Voces" y reconstruye un diálogo lírico a dos voces. "soy/ coleccionista de aires", dice la "Primera voz"; "Penetro tu aire con la espada del suspiro", contesta la otra. En el tercer eco, "Coincidencia oppositorum", se reconstruye una relación amorosa. "La arena en tu boca/ hará de tus sentencias lima con la cual borrarás mis miedos", escribe en un poema. El cuarto y quinto ecos aluden al grupo. "Tribu" abre el compás a la reflexión sobre las familias y las edades y "Responsa" juega a la polifonía. "En esta sección me conecto con cada una de las personas a las que hago alusión en el texto: con la cantante Leonor Lanza, con mi mamá [Edda Armas] y con la bomba de Hiroshima, entre otras cosas", explica Ríos Armas, cuyo primer poemario, Muralla intermedia, ganó una mención honorífica en la segunda edición del Premio Nacional Universitario de Letras y fue publicado por la editorial Equinoccio en 2008.

"La estructura de Ecos es diferente a la de Muralla intermedia, que es una recopilación. Me di cuenta de que tenía varios poemas con una misma temática y fui creando una estructura que podía aprovechar y luego vino un proceso más consciente de las partes del libro. Siento que hay un salto abismal entre los dos textos. Murallas me parece más plástico: hay momentos en los que aparenta que el poeta está sentado, viendo algo, y yo lo estoy plasmando a través de metáforas. En Ecos no sólo me siento a contemplar sino que además mi papel de escritora es más activo y me meto en la piel de personajes que necesariamente no son yo", dice la autora, a quien también le gusta jugar con la ficción dentro de la poesía.

El poemario finaliza con una serie de 10 aforismos en los que retoma temas anteriores y se titula "Látigos", como expresa Ríos: "Es el golpe que queda de los ecos".

Trabajos de la escritora también han sido incluidos en las compilaciones Patio del limonero (Pez Soluble, 2006) y Antología bilingüe de la poesía joven venezolana (Universidad Libanesa Internacional y Casa de las Letras, 2009).

Trances y poemas
"Una de mis dificultades al escribir es no dejar el poema. A veces lo abandono y no vuelvo más. Ahora intento no hacerlo, más bien dejarlo reposar y luego pulirlo.

Corregir y editar los poemas me cuesta mucho, porque me gustan o no", señala Camila Ríos Armas, que se crió en una familia de artistas.

La poeta tuvo una estadía académica en L’Institut d’études politiques de París el año pasado y desde entonces trabaja en un libro en el que reúne varios poemas, uno por cada ciudad que ha visitado y en los que intenta reproducir el ritmo y el rostro de las urbes.