• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Cristóbal Ochoa vulnera la fragilidad de la cerámica

Cristóbal Ochoa, artista plástico | Foto Manuel Sardá

Cristóbal Ochoa, artista plástico | Foto Manuel Sardá

El artista fusiona la arcilla y el arte mural en su primera individual en el país. Sus obras tridimensionales y bidimensionales están inspiradas en los ecosistemas marinos. La búsqueda del volumen y del movimiento ha sido la constante de su investigación plástica y conceptual

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Simbiosis es sinónimo de relación, de interacción entre dos organismos especies. Cristóbal Ochoa se apropia de un concepto biológico y lo traslada al campo del arte, al combinar la cerámica, el medio en el que ha desarrollado su investigación escultórica, con la pintura mural. De allí el título de la exposición que presentará a partir de mañana.

Lo primero que aclara el artista de 27 años de edad es que el objetivo de su primera individual en una galería caraqueña –­la Gsiete del Centro de Arte Los Galpones– no es mostrar su trabajo pieza a pieza, de manera aislada, sino crear un sistema de relaciones entre el espacio y la obra como un todo. Por eso desplegará tres instalaciones de varias piezas tridimensionales, cinco pinturas y una intervención pictórica que tendrá a la pared como soporte. En el medio de la sala habrá dos esculturas elaboradas en cerámica colocadas sobre pedestales, que según el artista son las más representativas de su trabajo, pues fusionan su obra escultórica con la pictórica.

Para Ochoa, la cerámica fue primero que la pintura. Desde que ingresó en el Instituto de Estudios Superiores de Artes Plásticas Armando Reverón se interesó por la arcilla por tratarse de un material poco explorado por los creadores de su generación. “La cerámica me interesa precisamente por ser un medio tradicional que cuenta con poca participación de artistas jóvenes. Busco vulnerarla al pintarla con sprays, al intervenirlas con palillos y otros materiales, al emplear técnicas que rompen con lo habitual. Es una forma de retomar la tradición desde una visión más contemporánea”.

Fue a través de sus piezas inspiradas en las oquedades, en los erizos y en otras especies de la fauna marina, que llegó al campo del arte mural. La pieza que hizo hace más de un mes en la entrada del Centro de Arte Los Galpones, como un preámbulo de la muestra, es una de las obras más comentadas y fotografiadas por quienes visitan el lugar. Recientemente, una creación suya que forma parte del festival de intervenciones urbanas realizado sobre las santamarías de los locales comerciales de Chacao fue premiada por un jurado especializado.

“Hice mi primer mural hace cinco años en Carora. Fue una manera de llevar mis esculturas a escala monumental. No quería lograr una obra pictórica sino una reinterpretación de las piezas que elaboro en cerámica en unas dimensiones que el horno no me permitiría. Por eso busco la tridimensionalidad y el volumen siempre”.

Tantos las esculturas como los murales sugieren movimiento, efectos ópticos y cinéticos que forman parte de una herencia a la que, a su juicio, los artistas jóvenes no deben renunciar. En ambos medios están presentes la repetición y las formas modulares, así como las grietas que vienen dadas por la pared o por algún accidente. “No busco la perfección. Cuando aparecen manchas en las quemas o por reacciones químicas me fascina, me gusta sorprenderme con lo que sale del horno. Eso es parte de la magia de la cerámica y del arte en general. Pretendo ser orgánico, por eso me permito las fallas y los errores a la hora de pintar, la mía no es una obra gráfica”.

Simbiosis

Inauguración: mañana, 11:00 am

Galería Gsiete del Centro de Arte Los Galpones, avenida Ávila con Octava Transversal, Los Chorros

Horario: martes a sábado, de 11:00 am a 7:00 pm; domingo, de 11:00 am a 4:00 pm

Entrada libre

@cvmendez90

cvmendez@el-nacional.com