• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

C4 Trío y el Pollo Brito llenaron la casa de amigos

C4 Trío mostró su impresionante habilidad para generar armonías y, sobre todo, ritmo | Foto Williams Marrero

C4 Trío mostró su impresionante habilidad para generar armonías y, sobre todo, ritmo | Foto Williams Marrero

Horacio Blanco, Servando Primera, Gualberto Ibarreto, Daniel Somaroo y Edo Sanabria participaron

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Sí. En rigor, fue la presentación en directo del disco De repente, cuyo lanzamiento C4 Trío y Rafael “Pollo” Brito ya celebraron de manera anticipada en una decena de ciudades del país. Pero, si se mira con cuidado, lo que el ensamble de cuatristas y el showman ofrecieron anoche en el anfiteatro del Sambil fue otra muestra del furor que puede generar la música tradicional venezolana cuando se viste con un traje moderno.

Los instrumentistas subieron el listón. Con Gualberto Ibarreto tocaron “La carta” y “La jota de mi canto”. También estuvo Ana María Simon, que afrontó con Brito –su esposo– el tema “Hasta que vuelva”, y el caricaturista Edo Sanabria, que ilustró las canciones in situ mientras una pantalla mostraba el resultado, tal como lo hizo en el pasado el argentino Liniers con Kevin Johansen.

Con dos pantallas a los lados y una gigante de fondo, C4 Trío interpretó piezas como “A mis hermanos” (Aquiles Báez), “Norwegian Wood (This Bird Has Flown)” (Lennon y McCartney) e “Isn’t She Lovely”, composición de Stevie Wonder quien, según Jorge Glem, nació en Barlovento, fue bautizado como “Stebita Maravilla” y basó el ritmo de su canción en tambores culo e’ puya.

El humor fue fundamental durante las dos horas y media de espectáculo, tanto por la agrupación como por el carismático Pollo Brito, que interpretó “De repente”, “Yo sin ti no valgo nada”, “Déjala bailar” y “Una casa bella para ti”. También fue determinante el despliegue de talento explosivo de los cuatristas Glem, Edward Ramírez, Héctor Molina y el bajista Rodner Padilla.

Un niño de 5 años tocó las maracas y se ganó una ovación. Hubo metales y armonías vocales de lujo, gracias a Marcial Istúriz, Betsayda Machado y Daniel Somaroo, quien pasó al frente para recordar “Sentimiento nacional”, de Guaco, mientras Brito, en un gesto de sencillez, se unió a los coros. Ese fue uno de los picos de emoción del show. Los otros dos llegaron con Servando Primera, quien cantó “Te regalo la luna” (Salserín) y “Ah ah Oh no” –popularizada por Héctor Lavoe–; y Horacio Blanco, quien interpretó “Tiembla” y “Allá cayó”, un par de clásicos de Desorden Público que agitaron a la audiencia.