• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Brilla en el festival de Chacao la incandescencia de Leonardo Padrón

El escritor, Leonardo Padrón / Raul Romero/El Nacional

El escritor, Leonardo Padrón / Raul Romero/El Nacional

La autora tiene 13 años estudiando las "telenovelas veristas" que dieron fama al guionista

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

No sólo se venden en este encuentro de editoriales y lectores sus libros de entrevistas Los imposibles (editado por Santillana y luego por Planeta); sus poemarios ; su publicación para niños La jirafa y la nube (todos en Bid & Co), además de su título más reciente: Kilómetro cero (Planeta).

También, como parte de las actividades de la feria, se presentó una obra sobre su vida y su perfil profesional titulada La incandescencia de las cosas (Alfa), que corresponde a una entrevista de largo aliento que le hiciera la escritora Carolina Acosta-Alzuru, especialista en productos culturales y medios de comunicación masivos que trabaja como profesora asociada del Grady College of Journalism de la Universidad de Georgia.

Padrón, de perfil. A partir de su estudio de las telenovelas, especialmente de El país de las mujeres (RCTV, 1999), AcostaAlzuru comenzó a interesarse por el guionista, por eso cuando el editor Ulises Milla le propuso el ejercicio de acercarse a la figura global de Padrón, la autora de Venezuela es una gran telenovela (2007) dejó sin terminar el manuscrito que llevaba adelantado sobre la televisión nacional y comenzó a armar las estructuras de las conversaciones que recientemente se convirtió en su segundo título publicado.

"Padrón tiene una diversidad de aristas y una exposición mediática que convirtieron a este en un proyecto complejo", señala Acosta-Alzuru: "Sus telenovelas, por ejemplo, son el epicentro por el que se atraviesa el nudo gordiano en el que se anudan los medios de comunicación, la cultura y la sociedad venezolana".

Para la académica, las telenovelas del poeta se mantienen cercanas a la realidad nacional, aunque en el último lustro, con la desaparición de algunos canales, el género esté "en terapia intensiva". Asegura que esa crisis de la propuesta audiovisual evidencia los problemas del país: "Dice mucho del contexto político, económico y discursivo de Venezuela. Al mantener en mi investigación como constante a Padrón, pude darme cuenta de cómo ha variado todo lo demás".

Las preguntas de Acosta-Alzuru son muy cuidadosas en desdibujar a la personalidad catapultada a la fama por la televisión y reescribirla dentro de actualidad de la cultura nacional. "Farándula’ es un término que no me gusta porque siempre tiene un olor a fatuidad, a frivolidad y a intrascendencia", señala Padrón en La incandescencia de las cosas .

Por eso, Acosta-Alzuru aborda todas sus facetas ­la televisión, la poesía, las crónicas y su ascenso como personalidad mediática de la oposición­ con el propósito de presentar ­como escribe en el libro­ "el pensamiento de un hombre que está sentado a horcajadas entre dos ámbitos que, a menudo, no se entienden: la literatura y la cultura popular".

"No creo en los territorios exclusivos. Creo que la estrategia es cultivar la sensibilidad. Eso es lo que hace un artista", responde Padrón cuando le pregunta si quienes no son poetas están "viviendo la vida con la intensidad que creen".

He allí la imagen que este libro propone de Padrón, escritor que desde este año también es columnista de El Nacional .