• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Brasil por 7: ventana al gigante recóndito

De Hector Dhalia se proyectará la brillante comedia negra <i>Huele a desagüe</i>

De Hector Dhalia se proyectará la brillante comedia negra Huele a desagüe

Fútbol, capoeira, bossa nova y gastronomía están incluidos en una muestra cualitativamente muy compacta de cine del vecino amazónico que, desde el próximo viernes, armará un carnaval en el Trasnocho Cultural

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

A 9 meses y 2 días del primer Mundial de Fútbol en Suramérica desde 1978, en los cines caraqueños se soltará ya la pasión por el deporte rey: El año en que mis padres se fueron de vacaciones (O Ano em Que Meus Pais Saíram de Férias, 2006) muestra la mirada de un niño coleccionista de barajitas en los días del torneo de México 1970, cuando Brasil se convirtió en tricampeón mundial liderado por Pelé. Tiempos, por cierto, de dictadura militar.

La película de Cao Hamburger, que integró la selección oficial del festival de Berlín, es una de las siete que integran la muestra Brasil Filmes 2013, posible gracias al Circuito Gran Cine y la embajada en Venezuela de la quinta nación más extensa y poblada del planeta, entre otras instituciones. Los títulos no son excesivamente recientes (fueron producidos entre 2006 y 2009), aunque, por variedad temática, palmarés y vigencia, saldan una deuda con un vecino gigantesco cuya producción cultural suele estar fuera de alcance debido al idioma y otras barreras más sutiles.

Para muchos cinéfilos venezolanos, Glauber Rocha (1939-1981) y el movimiento Cinema Novo siguen siendo las únicas referencias que les llegan a la mente cuando se habla del séptimo arte brasileño.

Arte marcial autóctono. Una de las opciones más insólitas de Brasil Filmes 2013 es Besouro (“Escarabajo”), ópera prima de 2009 del realizador João Daniel Tikhomiroff con coreografías de combate coordinadas por el hongkonés Huan-Chiu Ku, el mismo de El tigre y el dragón, aunque situadas en las plantaciones de caña de esclavos negros de principios del siglo pasado, en clave de capoeira (arte marcial local) y candomblé (santería), con apariciones especiales incluidas de deidades como Oshún.

Rodrigo Santoro (Petrópolis, 1975), que encarnó al monarca persa Jerjes en un clásico contemporáneo de épica hollywoodense, 300, es uno de los rostros más familiares y camaleónicos entre los actuales actores brasileños y protagoniza dos películas.

En Los desafinados (Os Desafinados, 2008), del experimentado director Walter Lima Jr, Santoro es uno de los integrantes de una banda musical de amigos que, en los políticamente turbulentos años sesenta y setenta, se integra a la escena del bossa nova. Y en No por casualidad (Não Por Acaso, 2007), de Philippe Barcinski, interpreta a Pedro, diseñador de mesas de billar, cuya historia se entrecruza con la de un ingeniero que supervisa el infernal tráfico automotor de Sao Paulo, en una muy moderna cinta de suspenso sobre la oposición entre el control obsesivo y el azar que le desbarata.

Gastronomía y la cruel supervivencia se yuxtaponen en Estómago (2007), de Marcos Jorge. Un reparto internacional, encabezado por el francés Vincent Cassel y la estadounidense-brasileña Camilla Belle, caracteriza al drama familiar A la deriva (À Deriva, 2009). Del mismo director, Hector Dhalia, se proyectará la brillante comedia negra Huele a desagüe (O Cheiro do Ralo, 2006), protagonizada por un estupendo Selton Mello como el insensible prestamista Lourenço.


Brasil Filmes 2013

Desde el viernes 13 hasta el jueves 19 de septiembre

Cines Paseo, Trasnocho Cultural

Películas: Huele a desagüe (2006), El año en que mis padres se fueron de vacaciones (2006), No por casualidad (2007), Estómago (2007), Los desafinados (2008), A la deriva (2009) y Besouro (2009)

Información: www.grancine.net, www.trasnochocultural.com



9,5%

fue la cuota de pantalla del cine brasileño en su propio país en 2012 (37 filmes), señal de sus dificultades frente a las producciones de Hollywood