• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Bolívar Coronado: el poeta que escondía su obra tras 600 nombres

“Es una obra venezolanista, que aprecia el país, con lo bueno y lo malo”, dice la directora de la pieza Matilda Corral | Foto Manuel Sardá

“Es una obra venezolanista, que aprecia el país, con lo bueno y lo malo”, dice la directora de la pieza Matilda Corral | Foto Manuel Sardá

Escrita por Lupe Gehrenbeck, la obra narra la travesía del autor de la famosa "Alma llanera"

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La partida de nacimiento del autor del “Alma Llanera” dice Rafael Bolívar Coronado. 11 consonantes y 10 vocales que a lo largo de su vida le sirvieron para construir sus escondites favoritos: anagramas y seudónimos que lo dieron a conocer como “el hombre con más de 600 nombres”

Bolívar Coronado, a propósito de sus despropósitos, escrita por la actriz y dramaturga Lupe Gehrenbeck y dirigida por Matilda Corral, aborda los episodios finales de la vida de este controversial personaje, interpretado en las tablas por José Gregorio Martínez. El elenco se intercambia personajes entre María Alejandra Rojas, Matilda Corral, Ana Lucía Salamanca, Teo Gutiérrez, Jorge Roig Graterol, Andreína Salazar, Saúl Mendoza y Jariana Armas.

“Es una obra venezolanista, que aprecia el país, con lo bueno y lo malo. Aprovechamos los 100 años del ‘Alma llanera’ para invitar a un viaje a través de la obra”, dice Corral. El guion está basado en el libro El hombre con más de 600 nombres de Ramón Castellanos. “Tuvimos la oportunidad de reunirnos con él y estudiar los textos que hablaban sobre este personaje al que se le puede sacar bastante punta”, señala la directora.

En una recámara enmarcada con libros, pluma y tintero se encuentra Rafael Bolívar Coronado, el autor del segundo himno de Venezuela. Esta obra fue su pasaporte a España, lugar al que lo envió Juan Vicente Gómez como muestra de agradecimiento. El presidente no contaba con que Bolívar, una vez radicado en Europa, empezaría a criticar su gobierno a través de artículos de prensa que firmaba con seudónimos.

Las sábanas sobre la cama del escritor se mueven a su ritmo y el de su esposa, hasta que un periodista interesado en su historia irrumpe en la escena. Bolívar acepta la entrevista, en la que recuerda cómo Alberto Urbaneja, quien era cónsul de Venezuela en España, le estaba siguiendo los pasos por “traición a la patria”.

Mientras rememora sus estafas, salta el nombre de Rufino Blanco Fombona, un editor de textos al que Bolívar Coronado le hizo llegar unas supuestas joyas universales con la firma de autores como Agustín Codazzi, Víctor Hugo o Sor Juana Inés de la Cruz, pero que en realidad eran escritos por él. Los errores ortográficos y las inconsistencias históricas fueron sus delatores.

Con las autoridades venezolanas y los intelectuales en su contra, Bolívar Coronado deberá encontrar la manera de escabullirse. Por fortuna, sus múltiples amantes lo ayudan en sus objetivos.

 

Bolívar Coronado, a propósito de sus despropósitos
Espacio Plural, Trasnocho Cultural, Paseo Las Mercedes
Horario: viernes, 8:00 pm; sábado y domingo, 7:00 pm
Entrada: 200 bolívares