• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Bioshaft y el rock como medio de protesta

La Vida Bohème se manifestó a través de las visuales que utilizan en el intro de su espectáculo correspondiente al álbum Será

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El timeline de la cuenta de Twitter de Bioshaft, una muestra palpable de la polarización que se vive en el país, despierta una discusión sobre el papel de los músicos en las coyunturas políticas. Hay quien prefiere mantenerse totalmente al margen y quien, a título personal, escoge manifestar su opinión sin pelos en la lengua. Pero es más especial aún el caso de una agrupación que decide, en bloque y haciendo uso de su arte, expresarse.

Bioshaft ha reivindicado una de las aristas de su corriente musical: el rock como instrumento de protesta. “La banda se solidariza, como jóvenes y estudiantes activos, con todos los manifestantes que se encuentran en las calles pidiendo un cambio, exigiendo soluciones y que los venezolanos se mantengan unidos para sacar adelante al país”, escribieron el lunes para anunciar el lanzamiento los sencillos “No somos libres” (con Rojo de Cuarto Poder) y “Fiesta animal”.

Muchos twitteros manifestaron su solidaridad. Otros los atacaron alegando que un artista verdadero debe hacer mutis cuando se trata de temas políticos. El resto los acusó de aprovechar el momento para promocionarse. En todo caso, el verbo de Henry Ollarves (bajo y voz), Andrés “Chicho” Blanco (guitarra) y Javier Maimone (batería) fue encendido desde sus primeros trabajos. El detalle es que, desde “P.S.U.V. (Peso Sobre Un Venezolano)”, comenzaron a escribir letras en castellano y el público general empezó a entender el contenido.   

La Vida Bohème también había hecho su tratado retrofuturista de Caracas en Será, el que para muchos fue el mejor álbum de rock latinoamericano de 2013. Pero la semana pasada publicaron las visuales que usan en el intro de sus shows en honor de los caídos en las protestas y a los que fueron asesinados el año pasado. El video, escrito y producido por César Elster con fotografías de Basil Faucher –y diseñado y animado por Pablo Iranzo–, fue acompañado por las fúnebres notas de “Cementerio del Este” y “Cementerio del Sur”.