• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Bigas Luna se ofrendó a lo femenino

Bigas Luna | EFE

Bigas Luna | EFE

El director tuvo un sexto sentido para percibir el potencial de jóvenes actores como Javier Bardem

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Josep Joan Bigas Luna se despidió con el sambenito de cineasta erótico, aunque el que escarbó más allá de lo estridente quizás encontró a un romántico desencantado. Le apasionaba el cambio en el rol sexual de la mujer contemporánea y, por encima de todo, el misterio inasible de lo femenino.

El autor de la película Jamón, jamón (1992), que juntó 18 años antes de que contrajeran matrimonio a Penélope Cruz y Javier Bardem (dos de los numerosos actores jóvenes a los que catapultó el realizador catalán), falleció ayer a los 67 años de edad en su casa de Tarragona, luego de padecer un cáncer. Hasta para morir estuvo rodeado del sexo que constituyó la obsesión de su filmografía: le acompañaron su esposa y sus tres hijas.

La iconografía gastronómica española (la cocina y los cultivos orgánicos fueron dos de las expresiones de su contagiosa vitalidad) y el predominio de un erotismo machacante y mecánico, en el que el tamaño sí importaba, caracterizaron a películas deliberadamente chocantes e incómodas como la citada Jamón, jamón, Las edades de Lulú (1990) y Huevos de oro (1993), quizás sus títulos más conocidos por su imaginería perversa. Sin embargo, el director que parecía incorregible enseñó que también podía ser sutil en el filme que podría considerarse su gran homenaje a la fascinación por lo impredecible de lo femenino: La teta y la luna (1994). Creó a una de sus últimas heroínas emancipadas en Yo soy la Juani (2006), una cinta en la que hizo otro de sus descubrimientos de diamantes en bruto con la actriz Verónica Echegui.

Nacido en Barcelona en 1946, su primer largometraje fue Tatuaje y alcanzó notoriedad internacional con Bilbao (1978), la historia de una prostituta que fue uno de los filmes más representativos del destape posterior al franquismo. Dejó inconclusa la adaptación a la gran pantalla de Manuscrito del segundo origen, una novela de ciencia ficción del escritor catalán Manuel de Pedrolo en la que una chica de 14 años de edad, Alba, se convierte en madre de una nueva humanidad.