• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Ben Stiller reivindica el uso del celuloide en la industria del cine

Ben Stiller / REUTERS

Ben Stiller / REUTERS

El actor dijo que la acelerada revolución de los medios digitales está cambiando el estilo de vida de las personas, incluyendo al cine, donde se vive "un mundo más despersonalizado y electrónico"

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El actor estadounidense Ben Stiller lamentó hoy la tendencia a la digitalización en el cine y reivindicó el uso del celuloide en la industria.

"Es triste que ya no hay nada físico, que lo real se está acabando", afirmó Stiller en una rueda de prensa en esta capital, donde llegó para promocionar su más reciente cinta, The Secret Life of Walter Mitty, que él mismo dirige y protagoniza.

El actor dijo que la acelerada revolución de los medios digitales está cambiando el estilo de vida de las personas, incluyendo al cine, donde se vive "un mundo más despersonalizado y electrónico".

"Para mí es una tristeza que todas las grandes cosas que se están haciendo ahora es en términos de accesibilidad y categorización en un mundo digital", declaró el artista.

Lamentó que la digitalización haya reemplazado a las películas de celuloide en 35 milímetros y se pronunció por regresar a ellas, como ha hecho él con The Secret Life of Walter Mitty.

"Para mí era importante hacer la película con celuloide porque creo que es triste que esté desapareciendo", confesó Stiller, y añadió que además la historia lo "permitía" por tratarse de una historia "que tiene un toque humano".

"Era importante que se hiciera así", insistió.

No se atrevió a definir esta cinta, aunque tiene claro que "comedia no es" y "tiene un poco de muchos géneros". "Lo único que sí sé es que mi actuación es distinta a lo que han visto de mí", añadió.

La película cuenta la historia del joven Walter Mitty, editor en una conocida revista, con días monótonos y aburridos hasta que su "gran imaginación que posee se traslada continuamente a mundos divertidos y alejados de la realidad mundana".

Un día, agregó, sus sueños fantasiosos se convierten en realidad y el editor pasa a encarnar a un súper héroe a quien le encargan la misión de recuperar las joyas de la Corona neerlandesa.

El actor, quien en más de una ocasión bromeó con la prensa y hasta elogió las tortillas hechas a mano que le han dado en sus almuerzos, también confesó que México es uno de los países que más le gusta, pues desde "muy pequeño" sus padres lo trajeron aquí.

"Me encana venir a México, he trabajando aquí varias veces, siempre he experimentado una gran conexión con la audiencia y es genial regresar a un lugar así", reconoció.

Luego de su exitoso debut en la dirección con filmes como Reality bites, The cable guy y Zoolander y de haber recibido buenas críticas por dirigir también Tropic Thunder, el cineasta, de 47 años, aseguró sentirse realizado en lo personal y profesional.

"Siempre me he visto como un director, esto es lo que siempre he querido hacer desde que era pequeño", afirmó.

"Me enfoqué mucho en mi carrera antes de tener una familia, añadió, y ahora que la tengo, ese enfoque, esa base, es muy importante porque me permite darle seguridad a ellos y estoy agradecido que al mismo tiempo tengo la oportunidad de seguir dedicándole tiempo a la creatividad".

Al ser cuestionado sobre si conoce la comedia mexicana, dijo no estar "familiarizado" con ella, pero reconoció el trabajo de cineastas como Alfonso Cuarón, Guillermo del Toro e incluso recordó que hace dos décadas trabajó con Emmmanuel Lubezki, "un fotógrafo excelente, en 'Reality bites'".

Ben Stiller es uno de los actores más prolíficos en el género de la comedia de Estados Unidos. Entre sus éxitos se encuentran Loco por Mary (1998); Meet the parents (2000); Zoolander (2001); Mi novia Polly (2004) y Una noche en el museo (2006).