• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

El Banco del Libro premió las mejores obras infantiles y juveniles del año

La institución ha sido afectada directamente por la crisis que atraviesan las editoriales privadas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Banco del Libro premió los mejores textos infantiles y juveniles del mundo, una selección en la que este año no figura ningún título venezolano, pero sí dos obras extranjeras postuladas por editoriales locales.
El reconocimiento Los Mejores Libros para Niños y Jóvenes tiene 34 años de trayectoria, un tiempo en el que se ha nutrido de donaciones de las casas editoriales nacionales e internacionales. Para esta edición se recibieron 107 obras infantiles y 50 juveniles, de las cuales fueron premiadas casi 30.
El jurado integrado por Amelia Tovar, Carmen Salvador, Michele Carezis, Naibet Soto y Freddy Gonçalves decidió galardonar a los siguientes libros originales en castellano: El idioma secreto de María José Ferrada e ilustrado por Zuzanna Celej (Kalandraka, España, 2013); Mi abuelo luchador de Antonio Ramos Revillas e ilustrado por Rosana Mesa Zamudio (Ediciones El Naranjo, México, 2013); Lobo a la vista de Cristóbal Joannon e ilustrado por Agata Raczynska (Amanuta, Chile, 2013); Juan Hormiga de Gustavo Roldán (A Buen Paso, España, 2012) y Un perro en casa de Daniel Nesquens e ilustrado por Ramón París (Ekaré, España, 2012). 
En el apartado juvenil, los responsables de escoger a los ganadores fueron Maité Dautant, Sashenka García, Vanessa Hidalgo, Vicente Lecuna y Luis Chavarri. Los ganadores fueron Flores blancas para papá de Beatriz Helena Robledo e ilustrado por Alejandra Estrada (SM, Colombia, 2012); Conquistadores en el Nuevo Mundo de Grassa Toro e ilustrado por Pep Carrió (Tragaluz Ediciones, Colombia, 2013); Abecedario del cuerpo imaginado de  Mar Benegal e ilustrado por  Guridi (A Buen Paso, España, 2013).
La sección Traducciones y las menciones especiales se encuentran disponibles en la página web de la institución: www.bancodellibro.org.
 
Celebrar a pesar de la crisis.
 María Beatriz Medina, directora del Banco del Libro –institución ganadora del prestigioso premio Astrid Lindgren en 2007-, señala que la labor que llevan a cabo para promover la lectura de textos infantiles y juveniles se les ha puesto cuesta arriba por la situación país. No solo por la falta de papel o el control cambiario que afecta a las editoriales que laboran en Venezuela (de quienes reciben la mayor cantidad de donaciones de libros), sino porque su sede se encuentra en plena avenida Luis Roche de Altamira, lugar de enfrentamientos entre la GNB y los manifestantes semanas atrás. “Hubo días en los que no pudimos ni venir”, recuerda. Indica que la comunidad fue una gran aliada a la hora de proteger la sede.
Le preocupa el acceso a nuevos títulos: “La palabra escrita, la ficción, la metáfora, son un espacio para el encuentro con el otro. Necesitamos libros que hablen de nosotros, pero también los que nos abran ventanas al mundo. Se requieren libros que nos motiven a hacer preguntas”, reflexiona la gestora cultural. “Los libros inciden positivamente en este clima que estamos viviendo”, agrega.
 
Atraer a más jóvenes. El Banco del Libro organizará clubes de lectura con chicos apasionados por la literatura a partir de este mes. Comenzarán por trabajar con alguno de los textos galardonados este año para entregarle, un mes después, el premio Los Jóvenes Hablan.
“No solo se leerá y sesionará, sino que se discutirá sobre temas como el grafiti en la ciudad o películas temáticas. Indagaremos en la mirada que tienen los jóvenes de la lectura”, indica Freddy Gonçalves, organizador de la actividad y creador de la página web cultural www.pezlinterna.com, sitio en donde se publicarán las reseñas que hagan los participantes de las tertulias.