• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Baltimore vuelve a abrir la casa de Edgar Allan Poe

Una de las habitaciones de la casa en la que el autor encontró el amor | Foto: EFE

Una de las habitaciones de la casa en la que el autor encontró el amor | Foto: EFE

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En una pequeña casa de ladrillos de un barrio humilde de Baltimore, al calor de la chimenea, el escritor Edgar Allan Poe cambió para siempre el concepto de novela corta y el género de terror. Un lugar que reabrió sus puertas para que nadie olvide su legado.

Cuentos como Manuscrito hallado en una botella  o El rey Peste cobraron vida entre esas paredes en las que residió entre 1835 y 1837 tras contraer matrimonio con su prima, Virginia Clemm, a quien conoció precisamente en esa ciudad.

La casa, que antes contaba con el amparo del Ayuntamiento de Baltimore para su conservación y su apertura al público, sufrió las consecuencias de la crisis económica y el gobierno local dejó de proveer los fondos para su cuidado. Sin embargo, surgió entonces la organización sin ánimo de lucro Poe Baltimore, cuyo propósito es preservar la herencia y la influencia que el escritor dejó en esa ciudad.

Kristen Harbeson, miembro del consejo directivo de la asociación, señaló desde la que fuera la cocina de la casa la gran cantidad de esfuerzo y trabajo que requiere el mantenimiento de la vivienda, cuyas puertas se abren durante los fines de semana desde su reapertura el pasado mes de mayo. Voluntarios jóvenes, expertos en literatura, pero sobre todo “amantes” de Poe, son los que explican a los visitantes –que ya se cuentan por miles– el significado de cada uno de los rincones de ese hogar, así como la impronta que dejó Baltimore en el escritor y viceversa.

El autor de El cuervo, que nunca contó con demasiados recursos, vivió allí durante casi tres años tras romper definitivamente la relación con su padre adoptivo, por lo que su abuela y su tía, así como sus dos primos, le dieron refugio.


El Dato

Aunque nació en Boston y pasó gran parte de su vida en Richmond, Virginia, fue en Baltimore donde Edgar Allan Poe (1809-1849) encontró el amor, el calor de una familia y el reconocimiento de sus obras. El mismo autor llegó a considerar, incluso, que allí estaban sus orígenes. Por esa razón, esta ciudad resulta una parada fundamental para entender a uno de los escritores estadounidenses más influyentes del siglo XIX.