• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Ballet ruso: majestuosidad a pesar de la crisis

Foto Cortesía Embajada de Rusia

Foto Cortesía Embajada de Rusia

Solistas del Teatro Bolshoi de Moscú y de las compañías Mikhailovsky y Mariinsky de San Petersburgo llegarán al país para presentar una gala que incluirá piezas clásicas como Esmeralda, El corsario y Don Quijote

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Líneas, saltos, giros y zapatillas en punta. En un ambiente melodioso, en el que el brillo y la perfección buscan ser la constante, un grupo de solistas crea historias, evoca emociones y habla de arte. Son los bailarines provenientes del Teatro Bolshoi de Moscú y de las compañías Mikhailovsky y Mariinsky de San Petersburgo que llegarán al país para presentar sus coreografías, su técnica y su estética sobre el escenario.

La Gala de las Estrellas del Ballet Ruso 2013 ofrecerá dos funciones el fin de semana en la Sala Ríos Reyna del Teatro Teresa Carreño. La jornada cultural incluirá clases coreográficas que los solistas dictarán a los bailarines venezolanos.

Los artistas que visitarán el país son Artem Ovcharenko, Anna Tikhomirova, Denis Matvieno, Anastasia Matvienko, Anastasia Stashkevich, Andrey Merkuriev, Ekaterina Krysanova y Andrey Melanin. Ellos interpretarán un programa que fusiona lo clásico y lo contemporáneo. Representarán los pas de deux del ballet Esmeralda, una pieza estrenada a mediados del siglo XIX con coreografía de Jules Perrot e inspirada en Nuestra señora de París de Víctor Hugo; El corsario, adaptada del poema de Lord Byron que narra el amor de un pirata por una esclava; y Don Quijote, ballet basado en el libro de Miguel de Cervantes. Además, mostrarán coreografías como Canción rusa y la suite “Gopak” del ballet Taras Bulba, una danza ucraniana sobre la cultura cosaca.

 

Arte controversial. El público venezolano podrá disfrutar de la excelencia que caracteriza a los bailarines del Teatro Bolshoi, aun cuando la compañía ha atravesado varios años de crisis. En enero su director, Serguei Filin, quedó casi ciego luego de que le arrojaran ácido sulfúrico al rostro. Las investigaciones llevaron a la detención de uno de sus solistas, Pavel Dmitrichenko, señalado de ser el autor intelectual del ataque. Conflicto al que se suma el reciente despido de la principal figura masculina del ballet, Nicolai Tsiskaridze, luego de 20 años de trabajo en la compañía. “El Bolshoi soy yo”, declaró al diario francés Le Figaro el bailarín, que también ha hablado de corrupción, favoritismo y acoso en un teatro que, tras su reinauguración en 2011, quedó -a su juicio- como un “lujoso resort turco”.

Egos y fantasmas los rodean y han alcanzado también a sus figuras femeninas. El País de España reseñó que la bailarina Svetlana Lunkina se mudó a Canadá con sus hijos porque se siente amenazada; y Anastasia Voloshkova, que fue despedida en 2003 por supuesto sobrepeso, ha peleado en tribunales para ser restituida en la compañía.