• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Pipí mil, pupú 2 lucas: raro título, pero buena película

Raro título, pero buena película

Raro título, pero buena película

La ópera prima de los hermanos Enrique y Fernando Bencomo se estrenará en el país en medio de una controversia por su nombre, aunque la calidad cinematográfica le da puntos a favor

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los hermanos Enrique y Fernando R. Bencomo no querían darle un valor semántico al título de su ópera prima. Un día, luego de una tormenta de ideas, surgió el nombre como recuerdo de una anécdota en la que uno de ellos vio en la puerta de un baño de carretera, alguna vez, un cartel que decía Pipí mil, pupú 2 lucas.

Sin embargo, eran conscientes de que la polémica atraería la atención de los medios y del público hacia su película de acción hecha bajo el formato de cine guerrilla, a estrenarse en las salas de Caracas el próximo viernes 6 de junio. Luego irán al interior del país.

Pipí mil, pupú 2 lucas es un claro ejemplo de que no se debe juzgar un libro por su portada. O, en este caso, una película por su título. El trabajo de los hermanos Bencomo tiene un mejor acabado que muchas de las cintas que han pasado por la cartelera nacional en los últimos años, en cuanto a guión, fotografía, planos, sonido, etc. La trama tiene groserías y violencia en exceso, pero sin la estigmatización de las personas provenientes de barrios, sino con personajes de clase media que son drogadictos, secuestradores, extorsionadores o asesinos. Como está dividida desde varios puntos de vista y tiene importantes saltos en la línea de tiempo, los 65 minutos de duración del filme son de tensión constante. Un asesinato desencadenará muchas más muertes. Al final, las tramas se conectan en una autopista a las afueras de la capital.

El elenco está integrado por amigos de los directores, quienes no tenían experiencia actoral y no cobraron por su participación. De hecho, el que más contacto ha tenido con las cámaras es el productor audiovisual y talento de comerciales César Perozo, quien interpreta a uno de los protagonistas, un ejecutivo que engaña a su esposa con la secretaria.  Actúan también Jimena Rodríguez (Ana), David Alonso (Narnia), Miguel Peña (Miguel), Juan González (Enrique), Marcel Fernández (Jonas), Carlos Arraiz (Eric Marcel), Daneyssa Aguilera, Javier Figuera y Luciano Tribuiani, un empleado de un centro de fotocopiado que, de todos, es el que mejor se desempeña en su interpretación como un exconvicto que trabaja para la policía.

El rechazo. Enrique Bencomo es profesional del arte sonoro y su hermano Fernando es egresado de la escuela de cine y televisión. Ambos decidieron cerrar las empresas que tenían  para dedicarse de lleno en su primera película. El rodaje duró 30 días de 2011, pero tras sufrir el robo de equipos -y, por ende, la pérdida de escenas-, la filmación se extendió hasta el año siguiente. Desde entonces no habían podido estrenar el largometraje por el escepticismo de la industria venezolana (distribuidoras, festivales, etc).

“A la gente le da miedo lo nuevo”, expresa Enrique. “Fuimos rechazados muchas veces (…) en los festivales le tienen miedo a lo independiente. Eso nos deprimió muchísimo”, cuenta el joven realizador. La reacción del público no ha sido muy diferente, aunque no la hayan visto siquiera. “En las redes sociales usamos una técnica de darle la razón a los que critican y así nos los ganamos”, señala.

- Miembros del equipo de producción también actuaron en la película. La mamá Bencomo hizo el catering

- CIFRA: 5.000 bolívares fue el presupuesto aproximado con el que se hizo la película, hace tres años

- Los hermanos Bencomo harán otro filme con las mismas características a finales de año

@JGpunto

jmarquez@el-nacional.com