• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Avances y repliegues a la espera de grandes definiciones

Ricardo Álamo como contrafigura, esa indestructible diana de dardos llamada Miss Venezuela, los momentos estelares deportivos, la controversial despedida de un sketch, otro asesino serial de Martin Hahn y la reactivación de Televen fueron puntos altos de un año de incertidumbre electoral

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

1. Todas quisieron ser un número de Gamboa

La oficial era Gigi Zanchetta, la número 2, Flavia Gleske, y Sabrina Seara rápidamente fue colocada en la mira como una apetecible número 3. Muchísimas venezolanas desearon ser la 4, la 5 o la 6. Mónica Montañés escribió la telenovela venezolana más trascendente de 2012, Válgame Dios, y sacudió la rutina del habitual galán Ricardo Álamo con su personaje más popular hasta la fecha: José Alberto Gamboa, un reproductor polígamo al que la infidelidad le salía tan natural que hasta parecía una virtud neutra. Del lado del público masculino, la respuesta fue ambigua: algunos le aplaudieron como ejemplo y otros le reprocharon que revelara los secretos de los picaflores. La contrafigura de Válgame Dios se inspiró en un personaje de la vida real que Montañés descubrió en un hotel de Margarita y que le decía a su esposa a través del teléfono celular: “No me esperes, mi amor, que me quedé atrapado en un accidente en el túnel de Los Ocumitos”.

Válgame Dios revolucionó el horario habitualmente infravalorado de las 2:00 pm y su capítulo final se despidió con 63% de porcentaje de televisores encendidos. Además de Yamilet López (Seara), una psicóloga víctima de un maleficio, otros de sus personajes memorables fueron el noble bombero Nacho Castillo (Eduardo Orozco), la santurrona perversa Marbelis Rodríguez (Carlota Sosa) y la ingenua esposa engañada Mariela Campos (Gigi Zanchetta). Gamboa tuvo una especie de eco en Televen con el personaje del corredor de seguros Rubén Ascanio, interpretado por Juan Carlos García, en el posterior estreno Dulce amargo.   

2. Medallas y coronas

Ha sido uno de los años deportivos más importantes de la historia venezolana y se reflejó en la pantalla pequeña. TVES transmitió en vivo cómo el esgrimista Rubén Limardo ganó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos Londres 2012. Meridiano TV llevó al país la lucha del grandeliga Miguel Cabrera por la triple corona, el juego perfecto de Félix Hernández y el Gran Premio de Fórmula Uno ganado por Pastor Maldonado. 

3. El adiós de Rosita

Uno de los sketchs humorísticos más populares, el del portugués Emilio y Rosita de ¡A Qué te Ríes! (Venevision), cerró su ciclo al tiempo que la actriz Jimena Araya recibía una orden de aprehensión por presunta vinculación con la fuga de un recluso. Araya, hoy bajo régimen de presentación, podría reorientar su carrera hacia la política dentro del partido Podemos.

4. Vuelven los noctámbulos

Primero fue Erika Tipo 11 en el canal por suscripción Venevisión Plus. Le siguió Chataing en Televen. Cada uno por su lado (aunque de vez en cuando juntos, a su manera), los compinches inseparables del desaparecido Ni Tan Tarde reactivaron la esencia del show humorístico de la noche avanzada. En 2013, les acompañará Luis Fernández en Venevisión con Más Vale Tarde.

5. Isler sucedió a Esser

Gabriella Ferrari no llegó ni entre las primeras 30 del Miss Mundo e Irene Esser se conformó con un meritorio puesto en el podio del Miss Universo. Las noticias de la belleza fueron más locales, con el Miss Venezuela en el hotel Tamanaco de Caracas que ganó María Gabriela Isler, representante de Guárico. Ismael Cala, como “preguntón”, causó sensación.

6. Y el asesino es… Jaime

Aunque con menos contundencia en los numeritos en comparación con La viuda joven, por segundo año consecutivo el escritor Martin Hahn puso a Venezuela a preguntarse quién había despachado a medio reparto. En el capítulo final de Mi ex me tiene ganas, una telenovela de Venevisión reformulada en plena marcha, el elegido fue Jaime Cordero (Miguel Ferrari).

7. Hecho en Televen

La reactivación de los espacios dramáticos de producción nacional del canal de Horizonte fue una de las grandes noticias. Primero con la vespertina Nacer contigo y a partir de octubre con Dulce amargo, coproducción internacional protagonizada por Scarlet Ortiz y Erik Hayser que puso de nuevo a Televen a roncarle en la cueva a Venevisión en el horario de las 9:00 pm.   

8. Arquitecto aclamado

Tras recorrer el Tíbet, la India, Nepal y Machu Picchu, Alfonso León se reincorporó con su Arquitecto de Sueños a Venevisión luego de 10 meses de receso, en una jugada esotérica matutina que le hizo jaque mate a “el Ángel” Gabriel Novoa (su Astrología y Destino, por los momentos, quedó fuera del aire). El jueves 27 a las 8:00 pm León soltará sus predicciones para 2013.     

9. Centauros y ferrocarriles

En un discurso reciente, el escritor Luis Britto García criticó que los canales del Estado sigan sin atraer a más de 5% de la audiencia. Para revertir la tendencia, TVES estrenó la producción dramática nacional Teresa en tres estaciones y prepara una telenovela histórica, Guerreras y centauros, que recibió financiamiento de la Presidencia de la República. 

10. Infarto y transplante

Hay Corazón, derivación de la franquicia romántico-astrológica Doce Corazones, fue retirado por Televen en julio debido a un llamado de atención de Conatel (la celebración del programa número 100 tuvo exceso de strippers). Sin embargo, Caterina Valentino volvió a latir al final del año. Para el comienzo de la noche, el canal de Horizonte también estrenó Se Ha Dicho.    

11. Un minuto para Bustamante

Nelson Bustamante regresó a la televisión venezolana en una señal distinta a la desaparecida de RCTV, con el concurso Un Minuto para Ganar, en Televen. Además, ganó dos premios Emmy por el documental Por estos pasillos de RCTV. En otro de los escasos espacios de concursos, Yo Sí Canto (Venevisión), el ganador fue el merideño Jesús Ramón Briceño.

12. La Tele en la jugada

Uno de los perennes actores secundarios en la televisión abierta, La Tele, dio un primer aviso de su futura reactivación con la llegada de Germán Pérez Nahim, un experimentado gerente general. Los cambios fuertes se comenzarán a ver en abril de 2013 e incluyen la construcción de tres estudios para producción nacional de variedades.

Dominio extranjero

En algún momento de 2011, el canal más importante de la señal abierta sustituyó una telenovela venezolana estelar por otra (la trituradora de récords La viuda joven por El árbol de Gabriel) al tiempo que mantenía en horario vespertino una tercera, Natalia del Mar. 2012 termina con apenas una producción dramática nacional en la pantalla de Venevisión y relegada casi a la medianoche, la largamente engavetada Si me miran tus ojos. El dato desnuda un año aguantado por la incertidumbre electoral, en el que aunque la televisión de señal abierta dio algunos signos positivos de reactivación, siguió dominada por enlatados extranjeros, en especial en los horarios gobernados por la lógica de la telenovela y en la primera mitad de la noche.

Los resultados reiterados de los comicios no se reflejan en la conducta de los televidentes: los canales del Sistema Nacional de Medios Públicos siguen mostrando una sintonía baja y escasas opciones de entretenimiento, por lo menos para el público masivo, que se refugia en las estaciones privadas y la televisión por suscripción. A pesar de las restricciones legales hacia los contenidos, es llamativo el ingreso de inversiones internacionales en producciones como Dulce amargo (Televen) y el futuro estreno Los secretos de Lucía, de Venevisión. Un mercado cautivo de 30 millones de habitantes, negados a cerrar sus ventanas hacia el resto del mundo, siempre es un señuelo apetitoso.

LA CIFRA

66% de encendido promedio de televisores tuvo el Miss Venezuela del 30 de agosto. Persiste la tradición del concurso de belleza, más allá de las críticas que recibe año tras año y de la reducción del presupuesto de producción. Otra transmisión de Venevisión, la de los premios Pepsi Music en marzo, fue objeto de señalamientos públicos debido a la edición del mensaje contra la inseguridad de algunos artistas.