• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Augusto Lange transitó del fuego a la escultura

Exposicion Sobrevivencia y permanencia de Augusto Lange | Foto: Francesca Commissari

Exposicion Sobrevivencia y permanencia de Augusto Lange | Foto: Francesca Commissari

Una serie de 80 obras forman parte del tributo que se le rinde al fallecido artista plástico

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Augusto Lange fue un artista de dedicación temprana, pero de vocación tardía. Así lo define Víctor Guédez, autor del texto que acompaña la exposición Sobrevivencia y permanencia, que reúne 80 obras creadas por el escultor.

La muestra exhibe una serie de piezas que Lange desarrolló a partir de los años noventa, a raíz de su jubilación del Banco Central de Venezuela, institución de la cual llegó a ser vicepresidente. El mirandino no descubrió los volúmenes ni la forma en tres dimensiones de manera improvisada. En realidad, ya en 1984 alternaba su carrera de economista con la de ceramista y llegó a ganar importantes premios en el ámbito de las artes del fuego.

Las obras que se exponen actualmente en la sala del Centro Cultural BOD-Corp Banca están enmarcadas en la tradición del arte abstracto geométrico y constructivista. Los materiales escogidos por el creador para abordar las formas puras fueron la madera, el gres y el hierro, tanto policromado como oxidado.

En esta ocasión la obra de Lange, artista fallecido en 2007, no es presentada de manera cronológica sino por series. En el texto curatorial, Guédez asegura que el trabajo de este creador tuvo como columna vertebral el círculo y el cuadrado. A partir de estas dos formas desarrolló su propio alfabeto de masa, espacios vacíos y relieves. “Su inquietud era darle forma a los volúmenes o proporcionarle volumen a la formas”, escribe. Esta constante guió incluso en su trabajo con el barro.

El conjunto de piezas exhibidas revelan influencias de numerosos artistas pioneros de la escultura moderna, desarrollada tanto en Europa como en América a partir de la posguerra. Los guiños de Lange van desde Eduardo Chillida hasta Alejandro Otero. “Su obra tiene deudas con todo el mundo: Joaquín Torres García, Jesús Soto, Carlos Cruz-Diez, Víctor Valera, Eduardo Ramírez Villamizar, Edgar Negret y Jacques Lipchitz. Es natural. Todo artista debe comenzar con muchos otros para finalizar siendo el mismo”, indica Guédez.

Si hay una característica que define las obras expuestas es el rigor con el que Lange abordó la escultura. El artista cuidó todos los aspectos formales en la creación de las piezas, perfectamente acabadas en la mayoría de los casos. Otro aspecto que se destaca es su capacidad de interactuar con el espectador. El escultor no sólo tomó en cuenta las múltiples relaciones entre forma, el volumen y el espacio a la hora de trabajar, también buscó conectar con la mirada ajena desde distintos ángulos.

La cualidad lúdica presente en las esculturas resalta en el montaje de John Lange, conocido museógrafo y hermano del artista: las obras están colocadas frente al ojo, de manera que puedan ser admiradas desde arriba, desde abajo y a partir de las aberturas que Augusto Lange dejó, como rendijas, en las figuras geométricas.

En otras piezas, como las Tablas policromadas, o algunas creaciones de la Serie cúbica, Lange partió del plano para establecer nuevas relaciones con el espacio. Las sombras proyectadas en la pared son una constante en la exhibición, que abarca dos pisos.

 

Sobrevivencia y permanencia

Centro Cultural BOD-Corp Banca, La Castellana

Horario: martes a domingo, de 11:00 am a 5:00 pm

Entrada libre