• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Aterciopelados regresa con un disco en vivo vibrante y nostálgico

Aterciopelados no tiene planificada ninguna presentación en el país | FOTO OMAR VÉLIZ

Aterciopelados no tiene planificada ninguna presentación en el país | FOTO OMAR VÉLIZ

En el álbum colaboran Macaco; León Lárregui, vocalista de Zoé; Goyo de Choquibtown y Catalina García de Monsieur Periné

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Más de un año de trabajo se llevó Reluciente, rechinante y aterciopelado, el disco que trae de vuelta a la agrupación colombiana Aterciopelados.

Un repaso por sus grandes éxitos que hicieron en Rock al Parque 2014 les dio la idea. Así prepararon un álbum en vivo (CD + DVD) en el que revisan éxitos como “Baracunatana”, “El estuche” y “Bolero falaz”, entre otros. Se incluye “Re”, un nuevo tema escrito por la vocalista Andrea Echeverri en homenaje a Café Tacvba y a su disco Re.

“Fue un trabajo minucioso”, asegura Echeverri, quien agrega que producir un disco en vivo es delicado. “Requiere la espontaneidad y la energía de una presentación con la estructura de un álbum de estudio. Nos demoramos mucho con cada canción”, revela la vocalista.

En Reluciente, rechinante y aterciopelado hay invitados. “Florecita rockera” la canta Echeverri junto con Goyo, del grupo Choquibtown, y Catalina García, de Monsieur Periné. León Larregui, de Zoé, prestó su voz para “Maligno”, mientras que Macaco puso su sabor en “Luz azul”.

“Hicimos una lista de cantantes que podrían colaborar y finalmente quedaron ellos. Con algunos ya habíamos compartido. Todo se fue acomodando. Todos le aportan mucho a las canciones”, señala el guitarrista Héctor Buitrago.

Luego de esta experiencia, Aterciopelados descarta –por los momentos– producir la segunda parte del disco. No obstante, sí piensan en nuevas colaboraciones. Entre los venezolanos, a Buitrago y a Echeverri les gustaría trabajar con La Vida Bohéme y Dame pa’ Matala. Tienen previsto editar un álbum con temas inéditos en 2017.

Están dispuestos a mezclar con otros géneros, pero no a ceder en los principios que los han guiado durante sus más de 30 años de carrera. Y consideran que es precisamente eso lo que ha atrapado a las nuevas generaciones de seguidores. “Nuestras luchas conceptuales, de derechos humanos, de género, seguirán ahí. Uno no hace las cosas para vender; algunos lo harán, pero nosotros nunca”, dice Echeverri.

No tienen planificada ninguna presentación en el país. “No nos han invitado”, expresa Buitrago entre risas. Sin embargo, no olvidan su cercana relación con Venezuela. “Fue el primer país al que viajamos, en 1994. Sebastián Araujo, de Sentimiento Muerto, fue nuestro baterista en ese concierto”, cuenta Echeverri.

La cantante recuerda cuando a Colombia solo la visitaba Soda Stereo. “Lo que pasa en Venezuela se parece a otras épocas de mi país, por eso es que muchos somos soderos a morir”, indica la compositora, que confiesa que de pequeña tuvo un LP de Jesús Sevillano y recientemente cantó “La curruchá” junto con la banda venezolana Los Crema Paraíso.

Reluciente, rechinante y aterciopelado fue producido por Rafael Arcaute. La escenografía y el vestuario fueron hechos de materiales de reciclaje.