• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Artistas vuelven siempre a la experiencia unipersonal

Mimí Lazo interpreta a una mujer divorciada en El aplauso va por dentro

Mimí Lazo interpreta a una mujer divorciada en El aplauso va por dentro

La taquilla y la satisfacción profesional impulsan al actor a prolongar las temporadas de sus piezas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El artista vuelve una y otra vez al monólogo. Es atractivo y retador detenerse solo, completamente responsable, frente a un público que lo ausculta entero a la espera de obtener alguna satisfacción. La ganancia económica que se deriva de la respuesta positiva de la taquilla y los deseos de probarse profesionalmente han logrado que los unipersonales se mantengan durante meses en cartelera en el país.
Relacionado a veces con el llamado teatro comercial, el monólogo humorístico –el más popular en los últimos años– ha tratado temas que resultan de interés para la audiencia: las relaciones de pareja, el amor, la mujer, la política, la sociedad. Pero aunque se parezcan, el unipersonal no es stand-up comedy. El primero es una historia narrada por un personaje, mientras que el segundo se configura como una rutina que plantea la visión de una persona.
Rostros de la televisión, humoristas, locutores y periodistas han sido tocados por el hechizo del monólogo y se mantienen bajo su encanto. Así, obras como El aplauso va por dentro, Monólogos de la vagina, Si me permiten y Mi marido es un cornudo se han establecido en la cartelera. A ese grupo se han sumado piezas como Frank Quintero y sus locuras sentimentales, Con lazo y todo de Henrique Lazo y El musiú de Ilan Chester. Daniel Sarcos contó su vida en ¿Divorciarme yo? y Norkys Batista sigue hablando de intimidades femeninas con poca ropa en Orgasmos.

Argumentos personales. El unipersonal Una mujer con suerte se reestrenó ayer en el Centro Cultural BOD-Corp Banca, interpretado por Ruddy Rodríguez. Luego de 11 años presentando la obra, la también empresaria y otros colegas cuentan por qué el monólogo es el género teatral que prefieren.
“Me hace sentir viva, útil. Deseaba demostrarme que tenía madera para el teatro; además, quería compartir experiencias para que mujeres y hombres se sintieran identificados”, señala Rodríguez. Para la artista, la abundancia de unipersonales en la cartelera nacional responde a una necesidad económica y a una búsqueda de espacios para actuar, acrecentada tras el cierre de RCTV. “El teatro ha sido una vía de escape para estar y enriquecernos. Yo seguiré con Una mujer con suerte porque le voy a sacar el jugo”.
Gran parte de los monólogos que Tania Sarabia ha presentado se los ofrecieron sus mismos autores. Ha interpretado Que me llamen loca, ¿Quieres venir a mi piñata? y La costilla de Adán estaba piche, el último a beneficio de la fundación Senosayuda. Todos le gustan y su objetivo es tanto divertir como concienciar al público. “Antes teníamos la Compañía Nacional de Teatro, que funcionaba. Yo estuve allí varios años. Montábamos Goldoni, Molière, Shakespeare y había 30 o 40 personas en escena. Pero ahora no existe eso, ¿cómo hacemos? Antes el Gobierno colaboraba, pero ahora no. Hacemos lo que podemos, como decía Elizabeth Taylor: si hay limones, haz limonada”, expresa.
La periodista Mónica Montañés escribió El aplauso va por dentro hace 16 años y aún continúa en las tablas. Atribuye el éxito del montaje tanto a la vigencia de la historia que cuenta como a la actuación de Mimí Lazo: “La obra es difícil de superar y la gente sigue yendo a verla, lo que es chévere para Mimí y para mí. Pero también da tristeza como mujer el hecho de que todavía es necesaria la reflexión sobre no depender de la aprobación masculina”.
El éxito de la pieza –“duélale a quien le duela”, dice– impulsó a Luis Fernández a tomar la decisión de también hablarle al público desde la individualidad. El actor, que no acepta etiquetas de “comercial”, presenta en Punto Fijo la función número 1.223 de No eres tú, soy yo. “Para mí el mejor teatro es el teatro lleno, porque siempre hay algo que analizar del éxito. No creo en el entretenimiento sin contenido, eso es como una masturbación: se olvida a los cinco minutos. Creo en el evento que gratifica, pero que después te deja pensando, de lo contrario no tiene ningún sentido”.

El otro rostro. No se trata sólo de humor o caras conocidas. El acto unipersonal también tiene variantes, de las que surgen historias como Longanizo de Néstor Caballero, dirigida recientemente por Dairo Piñeres; Goya de Vladimir Vera o Calisto, traída al país por el grupo español Teatro Meridional en el más reciente Festival Internacional de Teatro de Caracas. Para Vera, lo importante es que la pieza esté bien pensada y tenga fuerza conceptual: “A veces se dan demasiadas licencias, debe haber rigurosidad, cambios emocionales en los personajes, y que la historia no se convierta sólo en un relato”.

FICHA
Una mujer con suerte
Centro Cultural BOD-Corp Banca, La Castellana
Funciones: hoy, 8:00 pm; mañana, 6:00 pm
Entrada: 140 bolívares

No eres tú, soy yo
Bar Cien del hotel Embassy, avenida Francisco de Miranda con avenida Campo Alegre
Función: domingo 23 de septiembre, 6:00 pm
Entrada: 165 bolívares

Con lazo y todo
Centro Cultural BOD-Corp Banca, La Castellana
Funciones: viernes y sábado, 10:00 pm; domingo, 8:00 pm
Entrada: 140 bolívares

Si me permiten
Teatro Alfredo Celis Pérez, Universidad de Carabobo, Valencia
Función: domingo 23 de septiembre, 6:00 pm
Entrada: entre 365 bolívares y 462 bolívares