• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Artistas, compañías e instituciones afrontan obstáculos por el arte

Teatro San Martín de Caracas |Foto: William Dumont

Teatro San Martín de Caracas |Foto: William Dumont

Los teatros San Martín y Luis Peraza esperan ayuda económica para reparar detalles de sus instalaciones

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Se trata de fortaleza. La improvisación y el movimiento en busca de apoyo son a la vez argumento y cotidianidad para los artistas de la escena nacional. Ante obstáculos como la escasez de salas para presentación y ensayo y el deterioro de las que existen las agrupaciones e instituciones han tenido que ingeniárselas para hacer teatro en el país.

Ideas para crecer. La Sala Cabrujas de Los Palos Grandes funciona desde 2006. Fue creada para llenar la necesidad que existía de un lugar para la difusión del talento joven y el montaje de piezas en pequeño formato, cuenta su coordinador, Iván Oropeza. Pero debe sortear un inconveniente: la ubicación. "Nos ha costado traer público, porque la gente no sabe bien dónde está la sala. Para solucionarlo, colocamos un tótem en la entrada del centro comercial El Parque que nos identifica. También hay un problema de aforo, sólo tenemos 80 puestos y a veces hay más personas que quieren entrar, pero las normas de seguridad deben respetarse", agrega.

El Teatro Urban Cuplé, localizado en el CCCT e inaugurado en enero de este año, intenta superar lo improvisado de su nacimiento. Sus sillas pertenecían al bingo que estaba antes allí y parte del equipo de luces y sonido se compró al Teatro Tilingo cuando éste se quedó sin sede. Sus paredes son móviles y en el recinto pueden colocarse hasta 1.000 sillas, pero la falta de inclinación del piso de la sala juega en su contra. "Acondicionamos el lugar para que fuera lo más parecido a una sala de teatro convencional. Tratamos de ofrecer la mejor atención al público para satisfacerlo", dice Jeremy Rodríguez, asistente de la gerencia general.

El Centro Cultural BOD-Corp Banca cuenta con una sala de conciertos y otra experimental.

Pero sus directivos decidieron hacer de un piso vacío otra más. El PH incluye ahora dos espacios, divididos por una pared insonorizada. Aunque no cuenta con la inclinación del piso ni las butacas necesarias, permite que en el complejo se puedan presentar hasta siete piezas de forma simultánea, señala el gerente de logística y producción artística, José Luis Ventura. "No son sitios convencionales para teatro, pero los habilitamos con sonido e iluminación y trabajamos para colocar butacas. La demanda es tan grande que nos hemos tenido que reinventar para abrir otros espacios. No nos dábamos abasto".

Espacio del artista. El Teatro Trasnocho debe lidiar con la humedad que afecta los camerinos de las agrupaciones. Se trata de un problema de ingeniería al que buscan solución.

"Surge porque nos encontramos en la zona más sur de la ciudad. Pero, dentro de lo que conocemos, seguimos siendo la institución que ofrece la mejor atención a los artistas del sector", asegura la gerente general, Margarita Lamas.

Edificios antiguos. "Este baño no sirve... pero relájate", dice un papel pegado en la puerta de uno de los baños exteriores del Teatro Luis Peraza, que colinda con la iglesia San Pedro.

La sede le fue otorgada al TET hace más de 20 años, cuando el maestro José Antonio Abreu encabezaba el Conac. Pero el tiempo ha hecho su trabajo y la infraestructura requiere remodelaciones: techos ­el de la entrada se ha tornado negro­, paredes, baños, luces, cables y un friso de insonorización nuevos son urgentes.

Las últimas reparaciones a profundidad se llevaron a cabo en 1994, pero desde entonces sólo ha habido "paños calientes", asegura su director, Guillermo Díaz Yuma: "Hay políticas de recuperación por parte del Ministerio de Cultura. Pero no podría decir una fecha. También presentamos propuestas de remodelación a instituciones privadas e internacionales. Uno no puede quedarse con papito Estado".

La sede del Teatro San Martín de Caracas fue en los años cuarenta la antigua Lotería de Caracas, hasta que Gustavo Ott y su grupo lo convirtieron en hogar para el arte en 1992.

No tiene estacionamiento y está en una zona que muchos consideran insegura, pero el dramaturgo expresa que decir que la gente no acude a la sala por miedo a la delincuencia es un cliché.

Desde que se fundó el teatro, se le han hecho pequeñas reparaciones a la infraestructura. Pdvsa La Estancia financió una importante, en 2006. Sin embargo, todavía quedan detalles por mejorar: camerinos, baños internos y salas de ensayo, enumera Ott: "El Ministerio de Cultura, que nos otorga un subsidio anual de 150.000 bolívares, ha estado pendiente.

No nos han dado fecha para la remodelación, pero creemos que será antes del Festival de Teatro de Caracas, que se celebrará en noviembre. El artista que trabaja aquí no busca una remuneración especial, sabe que se hace un teatro de arte importante".