• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

El misterio rodea el hallazgo del arte robado por los nazis

La fachada del edificio donde vive Cornelius Gurlitt. En su apartamento se encontraron más de 1.400 obras de arte desaparecidas entre los años treinta y cuarenta | AFP

La fachada del edificio donde vive Cornelius Gurlitt. En su apartamento se encontraron más de 1.400 obras de arte desaparecidas entre los años treinta y cuarenta | AFP

Héctor Feliciano, autor de El museo desaparecido, considera que se ha sobredimensionado el valor de las obras en Múnich

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Como si fuera el capítulo de una novela detectivesca, la noticia difundida esta semana del hallazgo de más de 1.400 obras desaparecidas por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial despertó gran expectativa y una oleada de comentarios en el mundo de las artes. Algunos de felicidad, porque el descubrimiento contribuye al proceso de recuperación de las piezas pérdidas, confiscadas y robadas durante esa etapa oscura de la historia; y otros más bien de presión a las autoridades alemanas, porque no han dado los datos completos que pueden contribuir a armar el rompecabezas.

Para el periodista puertorriqueño Héctor Feliciano, autor de El museo desaparecido —una investigación rigurosa publicada en 1997 sobre las obras expoliadas entre los años treinta y cuarenta que permitió la recuperación de más de 100.000 piezas—, hay que ser cautos ante la información. Considera que, aunque es una noticia interesante, los medios han sobredimensionado el hallazgo.

“Hay que tener claro que no son 1.400 cuadros, de ese grupo solo 130 son cuadros, el resto está integrado por acuarelas, dibujos y litografías, es decir, que la recuperación es menos importante de lo que uno cree. Dijeron además que las obras están valoradas en 1,34 millardos de dólares, pero yo diría a vuelo de pájaro que no es más de 150 o 200 millones de dólares”, expresa el maestro de talleres de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano.

La Fiscalía de Augsburgo ofreció esta semana los primeros datos oficiales de la operación que comenzó en 2010 y concluyó en 2012 con la recuperación de piezas de Piccaso, Nolde, Chagall y Mattise. Pero quedan cabos sueltos, pues no han mostrado el tesoro encontrado al público ni han establecido el origen de las obras halladas en el apartamento de Cornelis Gurlitt, de 80 años de edad, hijo de Hildebrand Gurlitt, un famoso coleccionista de arte y colaborador durante el régimen nazi.

“Ellos tienen que analizar qué cantidad de estas obras fueron robadas y qué conjunto proviene de los museos alemanes que Adolfo Hitler mandó a purificar de lo que el llamó ‘arte degenerado’, es decir, el vanguardista. Algunas de estas piezas encontradas en Múnich seguro son de las que los centros de arte desposeyeron y eso nunca se ha considerado saqueo, porque el Tercer Reich era un Estado soberano que se deshizo de gran parte de las obras de la misma manera que la Unión Soviética vendió las joyas de sus zares".

Feliciano agrega que de la escueta lista de las obras recuperadas se encuentra una obra de Matisse que él incluyó en su libro como una pieza robada que pertenecía a Paul Rosenberg, comerciante de arte de la época. Pero más que el hallazgo, le llama la atención la historia truculenta alrededor de Cornelius Gurlitt, a quien la policía alemana empezó a investigar después de que en un control de aduanas le encontraran 9.000 euros en efectivo. Hasta los momentos no se ha informado de su paradero. “Al seguirle la pista se dan cuenta de que no tiene documento de identidad, no aparece en los registros, ni siquiera en el Seguro Social. Solo tiene un pasaporte alemán y otro austríaco. Podrían acusarlo de evasión de impuestos por no haber declarado las ventas de los cuadros, de lo que vivía, pero al final podría quedarse con ellos”.

Con respecto a la demora en anunciar la recuperación de las obras, el periodista piensa que se debe al sistema jurídico alemán. “Probablemente se encontraron con un embrollo tan grande que no saben cómo salir de él”.

El rastreo del origen de las obras podría tardar años, asegura el experto en arte Meter Raue al diario berlinés Tagesspiegel.  Mientras tanto, el caso sigue llamando la atención, incluso de Hollywood. En febrero, George Clooney estrenará en la Berlinale Monuments Men, una cinta que dirige sobre el expolio cultural perpetrado por los nazis. 

La Cifra

400.000 obras de arte aproximadamente fueron robadas por los nazis entre los años treinta y cuarenta. El mayor saqueo fue en Francia, de donde sacaron 100.000 piezas.