• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Armando Áñez: Hablo de la nostalgia por el futuro

Armando Áñez | Foto cortesía

Armando Áñez | Foto cortesía

La ópera primera del ex integrante de Americania es un álbum intimista con añoranzas en un contexto de pesadumbre

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Si Americania aún existiera y editara su tercer disco, Armando Áñez asegura que sonaría como Lógica resbalosa, el primer álbum como solista del otrora bajista de la disuelta banda que integraba con Ítalo Pizzolante y Álvaro Casas.

“Hubiésemos evolucionado de esta forma”, afirma quien a mediados de septiembre presentó este proyecto en concierto en el Centro Cultural BOD, poco más de un año después de la grabación de las 10 canciones que forman parte de la obra.

Las piezas sonaron con aliño, esos arreglos y riesgos que hicieron que algunas canciones fueran más pesadas, incluso con algunos guiños al hard rock, totalmente contrario a lo que está registrado en el disco. Quien escucha Lógica resbalosa nota a un compositor más intimista, como si estuviera encerrado en su habitación con el seguro de la puerta puesto.

“Dejé que cada uno de los músicos que me acompañó en tarima hiciera un aporte. Por eso la diferencia”, comenta sobre la participación del baterista Pablo Mora, el bajista Luis Antonio Otamendi, el percusionista Álvaro Casas, el tecladista Heberto Áñez y el guitarrista Héctor Alberto Tosta, con su acostumbrado desparpajo en los trastes.

Para este proyecto, Áñez se hace llamar Recordatorio, como muestra de una obsesión con el pasado.

En el video de “Lógica resbalosa” el también pianista interpreta a un prócer de la Independencia que llega a la actual Caracas y deambula desorientado por sus calles. “No quiero referirme a ningún momento específico, solo hago alusión a un personaje fuera de su tiempo. Mis canciones tratan sobre el pasado, lo que pensamos que puede ser y la realidad, del choque de los sueños, como una nostalgia del futuro”, indica.

Sin embargo, Áñez no busca polemizar. Prefiere resaltar posibilidades:

“En esta ciudad solemos estar pesados. Por eso, prefiero inspirarme en el contraste que hay entre polos y ver las cosas de diferentes maneras. Busco otros motivos para que la gente se tranquilice, aunque a veces sea difícil estar de buenas”.