• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Antonio Cherchi: Los tequeños son tentadores para un mexicano

Antonio Cherchi | Foto: Cortesía ESPN

Antonio Cherchi | Foto: Cortesía ESPN

Instalado en el Distrito Federal, donde hace malabares para seguir al Caracas y el Magallanes, el periodista asegura que ahora las grandes cadenas deportivas miran más a Venezuela

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El niño Antonio Cherchi Villanueva se despertaba los domingos con la bulla que hacía su papá, un fanático del Cagliari que escuchaba el fútbol italiano en su idioma natal en la radio mientras veía el juego del “Calcio” que transmitía el canal VTV de antes. De raíces sardas por parte paterna y gallegas por parte materna, es lógico pensar que en casa se hablara sólo de fútbol. “Pero papá también es uno de los pocos tipos que conozco que se puede echar completo un juego de beisbol entre Oakland y Kansas City del primero al noveno inning sin moverse del sofá”, advierte. Y la vocación de Antonio, o Tony, se definió en gran medida por la selección venezolana de baloncesto que clasificó a los Juegos Olímpicos Barcelona 1992: los héroes de Portland.

Tony anoto una primera cesta triple al encargarse de los deportes en El Noticiero de Televen. En 2006, fue el elegido cuando los ejecutivos de la señal latinoamericana de ESPN que se emite desde México buscaron a un conductor venezolano para Sports Center, debido a la elevada sintonía que tenía la cadena en el país de la Vinotinto. Quien estaba familiarizado con el Caracas y el Magallanes debió adaptarse, durante más de un año, a términos del fútbol mexicano como silbante (árbitro) o playera (franela) y a equipos como los Monarcas de Morelia o los Gallos Blancos de Querétaro.

Cherchi fue el pionero venezolano en la señal regional que se emite desde México (ESPN Dos), aunque otros compatriotas suyos le antecedieron en ESPN Latinoamérica (con sede en Estados Unidos), como Carolina Guillén y los hermanos Fernando y Luis Alfredo Álvarez

—¿Pesó la situación social y política en su decisión de irse?
—Ciertamente, cuando me fui la situación en Venezuela no era la mejor, y desde mi punto de vista ahora ha empeorado un poco. Pero pesó más la llamada de una empresa como ESPN, que desde que empecé a trabajar en periodismo deportivo es el símbolo de la excelencia. No veía muchas maneras de crecer laboralmente en Televen.

—¿Qué le sorprende del aficionado deportivo mexicano?
—Lo primero aquí es el fútbol. El beisbol crea muy poca afición, excepto en las ciudades del norte. Lo que sí me sorprendió es que el segundo deporte más popular en el Distrito Federal sea el fútbol americano. Puedes encontrarte un taxista que te diga: “No veo balompié, pero soy seguidor de los Cowboys de Dallas”.

—¿Su paladar se ha mexicanizado?
—El paladar venezolano es bastante educado y diverso. En México hay de todo y para todos. Mi suegro, que es argentino, dice que en el Distrito Federal hay más parrillas argentinas que en Buenos Aires. Además de una buena carne, obviamente disfruto la pasta. También la comida española, y de repente la tailandesa o el sushi. Aquí hay todas esas opciones. En diciembre, mi esposa se las arregla para conseguir ingredientes para las hallacas. Si le das un tequeño a un mexicano, te puedo asegurar que lo va a pedir cuando visite Venezuela. Son una tentación para ellos.

—¿Cuando un deportista venezolano consigue un triunfo internacional, cómo lo vive?

—Siento que la gente empieza a voltear un poco más hacia Venezuela. Más allá de que ESPN Dos se enfoque en el mercado mexicano, creo que hay una diferencia en cómo trataba las noticias alrededor de atletas venezolanos, antes y después de que empezáramos a llegar conductores venezolanos aquí. A México el primero en llegar fui yo, luego Adriana Monsalve y Carolina Padrón. Se notó en la cobertura de Miguel Cabrera y Omar Vizquel en la reciente temporada de Grandes Ligas. Con los venezolanos en ESPN, cuando un deportista venezolano triunfa, las cosas se viven diferentes.