• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Ant-Man ironiza el selecto mundo de los superhéroes

El poder del superhéroe es disminuir su tamaño sin perder su fuerza

El poder del superhéroe es disminuir su tamaño sin perder su fuerza

En el filme hay referencias a otras historias como Iron Man y Los vengadores, aunque no se caracteriza por grandes efectos especiales

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La cárcel es el punto de partida del personaje que se convierte en Ant-Man. No viene de otro planeta ni es picado por un extraño animal, mucho menos es multimillonario. Scott Lang es condenado por hurto, no robo, como él mismo aclara en el filme para restarle gravedad al delito.

No es presentado como un delincuente corriente que busca víctimas en las calles. Desde el principio es exaltado como un Robin Hood por haber perjudicado a una empresa poco transparente en sus acciones.

Cuando sale de prisión, su expediente le afecta en lo laboral en momentos en los que quiere ser un ejemplo para su hija. Sus amigos, también maleantes, son estereotipos que destacan por su torpeza e ingenuidad, especialmente el negro y el hombre de origen latino. Sin embargo, en el transcurso de la película, los guionistas dan un vuelco al reivindicar a todos estos hombres como verdaderos cazavillanos.

La suerte de Lang cambia cuando roba, sin saber, la tecnología que le permite disminuir su tamaño al de una hormiga sin perder su fuerza.

Ant-Man, dirigida por Peyton Reed y protagonizada por Paul Rudd, es una comedia que sobresale por su ironía con respecto a otros filmes de superhéroes.

El doctor Hank Pym (Michael Douglas), responsable del mecanismo que permite la modificación física, es receloso con su obra. No quiere que caiga en manos de personajes como Tony Stark, de cuyo traje se burla por su precaria tecnología en comparación con su creación. Pero ese no es el peligro. Su preocupación es que el actual mandamás de la empresa logre una tecnología similar y que esta sea vendida como arma a Hydra.

No hay asombrosos efectos especiales ni destrucciones de ciudades que dejarían en bancarrota a un país. Las batallas importantes ocurren entre juguetes de niños, como dos insectos que se escurren debajo de la cama. Los superpoderes hacen volar trenes de juguetes.

“Los efectos aportan magia: lejos del ridículo, es fascinante ver el mundo desde el punto de vista de una hormiga”, afirma Gaspar Zimerman en su crítica del diario argentino Clarín sobre las escenas en las que es inevitable no pensar en Querida encogí a los niños.

En IMDB la película de Marvel, que se estrena hoy en Venezuela, tiene un puntaje de 8 sobre 10 entre los usuarios. Después de los créditos, como acostumbra la compañía, se adelanta lo que ocurrirá en la próxima entrega.