• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Anoche abrió sus puertas una tierra distendida llamada Rawayanaland

Rawayana vivió una noche memorable de su incipiente carrera musical | Raúl Romero

Rawayana vivió una noche memorable de su incipiente carrera musical | Raúl Romero

La banda caraqueña se apoyó en invitados como Diego "el Negro" Álvarez y los raperos Carlos "Psycho" Carrillo y Ramsés Meneses

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:


 vivió una noche memorable de su incipiente carrera musical RAÚL ROMERO

Ramsés Meneses, también conocido como MCKlopedia, agitó a la audiencia

Esta semana Rawayana conoció la noticia de que las entradas para su concierto de anoche se habían agotado. El Centro Cultural BOD-Corp Banca, tal como lo ha hecho con gente como Los Amigos Invisibles ­ídolos de la banda­, quiso probar suerte con una segunda convocatoria.

Francisco Granados, locutor de La Mega, habló antes de que el comediante José Rafael Guzmán saliera en la pantalla de fondo disfrazado de cocinera y le enseñara al público a rallar yuca. La banda se ubicó en su sitio tras el rimbombante intro del poema sinfónico Así habló Zaratustra, de Richard Strauss, el mismo que le sirvió a Stanley Kubrick en Odisea Espacial 2001. Así comenzó una noche de humor, relax y juvenil sensualidad.

"A tu nombre" fue la primera.

Beto Montenegro (voz y guitarra), Alejandro "Abeja" Abeijón (guitarra), Andrés "Fofo" Story (batería) y Antonio "Tony" Casas (bajo) se apoyaron en un cuarteto de percusión, saxofón, trombón y teclados que solidificaron su propuesta de reggae, funk, pop y otras especies.

"Si lo uso", "Vocabulario básico" y "No lo veo", todas de Rawayanaland, le abrieron camino a "Mamita", canción que grabaron con la mexicana Natalia Lafourcade, pero que anoche compartieron con Andrea Lacoste ­y con Anaís Vivas en el segundo show­.

Rawayana no tiene consignas. Se trata de pasarla bien, compartir los coros y disfrutar las cadencias que propone su música. Si la canción sugería una temática sexual, la pantalla mostraba imágenes sugestivas, algún seno no apto para el público infantil presente y collages que parecían un test freudiano.

De Licencia para ser libre (2011) tocaron "Fuego azul", antes de invitar a tarima a los raperos Ramsés Meneses (MCKlopedia) y Carlos "Psycho" Carrillo (Cuarto Poder), que agitaron el lugar. Luego en un son cubano llamado "Ay ay ay", participó el percusionista Diego "el Negro" Álvarez.

Interpretaron "No significa", grabada con José Luis Pardo, guitarrista de Los Amigos Invisibles y uno de los productores del disco, y "Sin dormir", a propósito de la cual Montenegro acotó: "Sí. Este disco lo hicimos como más sexy".

"La zona" y "Mínimo" sonaron antes de "No quiero weboná", un relajo en el que todo se valía, desde corear el jingle de la 20th Century Fox, hasta cantar música de la 4.40 o hacer solos de percusión y evocar clásicos de salsa, rock y changa.

Después de "Algo distinto", hit de su primer trabajo, bautizaron el disco en compañía de todos los invitados, incluido el ingeniero Germán Landaeta y Rafael Greco, quien también fue productor. Tras "Gatos oliva" y "La pistola" se despidieron del público. La sala se vació, se volvió a llenar y la misma historia, con esos matices que sólo ofrece el show en vivo, comenzó de nuevo.