• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Ana María Mazzei refleja incisiones del alma en piezas de madera

“El artista no puede dejar de ser parte de su sociedad, no puede hacer el arte por el arte puro”, expresa Ana María Mazzei | Foto: Manuel Sardá

“El artista no puede dejar de ser parte de su sociedad, no puede hacer el arte por el arte puro”, expresa Ana María Mazzei | Foto: Manuel Sardá

La artista despojó su obra de todo elemento anecdótico y figurativo y se centró en lo elemental: el soporte y la fisura

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Como si fuera una cirujana, Ana María Mazzei hizo cortes precisos, hondos, en recuadros de madera de cedro –material que escogió como soporte desde hace muchos años, por sugerencia de Pedro Ángel González– con la intención de reflejar las fracturas de su alma y en general de los habitantes del país. Las 25 piezas resultantes de ese trabajo presentan incisiones, heridas abiertas, algunas casi imperceptibles, otras más obvias, sobre una superficie plana, y se exhibirán desde el domingo en la galería D’ Museo, bajo el título Azimut.

“Son elementos que han estado presentes en trabajos anteriores, pero que esta vez despojé de elementos anecdóticos. Voy a lo principal: al soporte y la fisura. Quizá la lectura de esta muestra es un poco más difícil con respecto a otras exposiciones que he tenido, porque aquí no hay figura humana, ni elementos que puedan ser reconocidos, como sí sucede, por ejemplo, con la pieza que se exhibe actualmente en el Espacio Mercantil, que corresponde a la obra que llevé en 1994 a la XXII Bienal de São Paulo. Esa está integrada por elementos cilíndricos inflables, como especies de porfiados, que a pesar de ser abstractos tienen impresas figuras de los waipanomas del siglo XVI y de los yanomamis. Es una reflexión evidente sobre las culturas originales de América Latina”, dice la artista, que obtuvo el Premio Michelena 1992.

La creadora tomó prestada la palabra Azimut del argot de la astronomía y la trasladó al ambiente plástico. El vocablo hace referencia al ángulo vertical que cae desde el astro Sol sobre el meridiano. “Las obras de la nueva muestra me remitían a otra exhibición que hice a principios de la década de los noventa en la Galería de Arte Nacional, sobre los relojes de sol. Sólo que en esa ocasión eran dibujos bidimensionales y ahora se convierten en objetos escultóricos”.

La artista trabajó las piezas durante los últimos dos años. Son objetos que resumen parte de su investigación sobre la madera, aunque esta vez se trata de una obra más depurada. “En estas creaciones el despertar de la conciencia es evidente con respecto a la fisura. Por eso traté de despojar toda la obra de elementos figurativos, los reduje a los cortes hechos en la madera. Hay una pieza que tiene juncos, que pertenece a series que he realizado anteriormente, que servían como costuras de una herida. Pero en esta oportunidad la costura no existe y los tallos caen como cascada; hay una cierta crudeza, desesperanza”.

A pesar de que son piezas abstractas, contienen un elemento figurativo porque –a juicio de Mazzei– la obra es parte de la psicología del artista y de su reflejo. “Sin duda tiene que ver con la situación del país, el creador no puede dejar de ser parte de su sociedad, no puede hacer el arte por el arte puro. Todo le afecta a uno. Por ejemplo, todas las fracturas que vivimos en relación con el mundo de la cultura”, expresa.

A Mazzei también le interesa la fotografía. En septiembre, por ejemplo, expuso El cerco en El Anexo/ Arte Contemporáneo, sobre la privación de libertad.

Azimut
Galería D’ Museo, Centro de Arte Los Galpones, avenida Ávila con octava transversal de Los Chorros
Inauguración: domingo, 11:00 am
Entrada libre