• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Amor y odio, dualidad en un mundo de color

Foto Alexandra Blanco

Foto Alexandra Blanco

Oswaldo Maccio dirige la pieza infantil El día que le cambió la vida al Sr. Odio, que pone en contraste el mal carácter de un hombre solitario con la felicidad de un hippie teatrero

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Sr. Odio es un tipo amargado y sombrío, larguirucho y con grandes ojeras que destacan en su pálido rostro. Detesta todo lo que podría hacer feliz a cualquier mortal. Los rayos del sol o la brisa que mueve los árboles son despreciados por este peculiar personaje que protagoniza El día que le cambió la vida al Sr. Odio, obra que se estrena hoy en La Caja de Fósforos.

“En la vida, por suerte, hay más de una puerta” son las primeras palabras de la simpática narradora que, ataviada con un elegante traje negro y blanco, cuenta los detalles de la historia, aunque en ocasiones el Sr. Odio no concuerda con ella y constantemente la manda a callar.

La rutina del Sr. Odio es la misma todos los días: levantarse a las 7:00 de la mañana y dedicarse a escribir una lista de las cosas que odia. Sin embargo, un domingo todo cambia, cuando se muda al apartamento de al lado el Sr. Amor, un vecino lleno de felicidad y positivismo.

El oscuro protagonista intenta evitar que el alegre hombre viva cerca de él, por lo que emprende una serie de planes maléficos sin saber que el Sr. Amor tiene una solución para todo.

“Muchas veces nos quedamos con una sola cara de las cosas. La dualidad entre los dos sentimientos es un reflejo de eso. Esta obra es una posible justificación del odio y también una aclaratoria sobre la necesidad de amar, que hace que las cosas salgan bien”, señala Oswaldo Maccio, director de la pieza.

Los colores desempeñan un papel fundamental en la puesta en escena. Cada personaje tiene un tono que lo caracteriza. El violeta cubre al Sr. Odio, mientras que el amarillo y el anaranjado hacen lo propio con el el Sr. Amor. “El planteamiento plástico se basa en que estos son colores opuestos en el círculo cromático. La armonía por oposición o por contraste es lo que rige el principio artístico del montaje”, manifiesta Maccio, que indica la relación de este punto con la idea de que “una persona que no es capaz de percibir varios sentimientos, ve la vida en un solo color”.

Esta es la segunda pieza infantil dirigida por Maccio que cuenta con la producción general de Teatro La Bacante. Ya se había estrenado en este género en 2011 con la obra La Luna y el niño juegan un juego que nadie ve, la cual se presentó de nuevo este año en el Ateneo de Caracas.

El director comenzó a trabajar en el texto original de la obra hace tres años. Pero fue hace tres meses cuando empezó a tomar forma gracias al trabajo actoral de Gabriel Agüero, Orlando Paredes y Citlalli Godoy.


El día que cambió la vida del Sr. Odio

La Caja de Fósforos, Concha Acústica de Bello Monte

Estreno: hoy, 3:00 pm

Funciones: sábados y domingos, 3:00 pm

Entrada: 50 bolívares