• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Alzuru Aponte expone la Oscura lucidez de Rojas Guardia

Como bailando salsa, Jonatan Alzuru Aponte escribió sobre la obra múltiple de Armando Rojas Guardia | FOTO: Francesca Commissari

Como bailando salsa, Jonatan Alzuru Aponte escribió sobre la obra múltiple de Armando Rojas Guardia | FOTO: Francesca Commissari

El interés en la condición de sujeto psiquiátrico, homosexual y cristiano del poeta rige la obra

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Jonatan Alzuru Aponte combina la faena del entrevistador, la profundidad del humanista y el análisis del crítico literario en Oscura lucidez: Armando Rojas Guardia, libro que vincula la obra del poeta con el convencimiento del académico de que el autor de Yo supe de la vieja herida, más que un escritor, es un filósofo, pues su condición de paciente psiquiátrico, su relación con la pareja homosexual y la manera en que asume la vida como un arte lo llevan a cuestionar a los pensadores posmodernos para quienes “todo vale”.

“Rojas Guardia demuestra que aquello que ‘vale’ verdaderamente es hacer de la vida cotidiana una propuesta estética. Y esto es importante porque el poeta dialoga, con total autonomía de pensamiento, entre diversas tradiciones, como las marxistas, las psiquiátricas y las católicas”, explica Alzuru Aponte.

El libro se presentará el domingo a las 11:00 am en la librería Kalathos del Centro de Arte Los Galpones, que está ubicado en Los Chorros. Mientras, el autor del ensayo híbrido de 32 páginas prepara para el primer trimestre del año que viene, y por encargo del Instituto de Filosofía de la Universidad del Zulia, una revista dedicada al análisis del pensamiento detrás de la obra del escritor del ensayo El dios de la intemperie.

 

Bailar el poema. “Para mí es un acontecimiento existencial y espiritual de gran magnitud haber sido elegido como sujeto de atención analítica e interpretativa y todavía no salgo de la conmoción psíquica que me produce, porque al combinar materiales heterogéneos y someterlos a una lógica interna que el lector tiene que describir esta obra me parece insólita dentro de la bibliografía venezolana desde el punto de vista formal”, señala Rojas Guardia, que reconoce en la publicación géneros como el ensayo, el apunte filosófico técnicamente entendido, el relato autobiográfico, el diario personal y la entrevista, a la que clasificó como “un diálogo en el sentido platónico”.

Quizá en lo último que el lector piense frente a la obra de quien comenzó a andar las letras desde el Taller Calicanto y transitó por el Grupo Tráfico es en la salsa, pero fue justamente ese género musical el que inspiró a Alzuru Aponte el talante híbrido de Oscura lucidez. “El sonero es un músico que ensaya desde su tradiciones pero que es capaz de improvisar y cada improvisación responde a cómo se siente él y cómo percibe al otro. Este libro para mí es un canto y, como ocurre con la música, tiene distintos estilos”, explica el filósofo, quien escribió desde todas las facetas de su personalidad –“un poco improvisando”, dice–, como un sonero.

Como mirada crítica sobre la obra de Rojas Guardia, el ensayo es necesario para interpretar la obra del poeta cuya voz se ha consolidado como una de las más fuertes de la lírica nacional.