• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Alzheimer altera la tradición musical

Paul Desenne y Alonso Toro presentaron el álbum en diciembre | Foto: Cortesía Alzheimer

Paul Desenne y Alonso Toro presentaron el álbum en diciembre | Foto: Cortesía Alzheimer

El dúo aprovechó para registrar en la producción los programas de radio transmitidos hasta 2004 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La lucha es contra el olvido. El puente sobre el río Guaire es el segundo disco que Alzheimer utiliza para alcanzar ese objetivo, aunque parezca raro y difícil de clasificar.

El álbum, que incluye 39 temas, está dividido en dos partes. La primera incluye composiciones propias y versiones de canciones populares venezolanas, en las que sin embargo destaca la transgresión y experimentación. La otra mitad es una seguidilla de grabaciones del programa de radio que tuvo el dúo entre los años 2001 y 2004.

El violonchelista Paul Desenne y el trompetista Alonso Toro se inspiraron en 

Switched-On Bach para modificar algunas melodías conocidas, como hicieron Wendy Carlos y Benjamin Folkman con la obra del compositor alemán, intervenida con sintetizadores en esa producción de 1968. 

Los músicos interpretan temas como “El telefonito”, “Los chimichimitos” y “Mi burrito sabanero”. Mezclan pistas, las superponen. Ninguna canción está completa, pues piensan que el oyente sabe cómo sigue. No hay que reiterar, dicen.

Desenne cuenta que el nombre del proyecto ofendió a gente cercana a personas que padecen la enfermedad. “Es solo una metáfora del alzheimer en la cultura. Trabajamos con base en imágenes musicales que vienen separadas de su origen, descontextualizadas. Esa es la historia de Latinoamérica, la reinterpretación de los productos culturales que nos llegan. Somos traidores de la tradición”, afirma sobre un trabajo en el que también participaron artistas como Andrés Barrios y Rafael “Pollo” Brito.

Toro piensa que El puente sobre el río Guaire es inclasificable: “Es un disco humorístico, parecido a lo que hace Les Luthiers, aunque no lo tuvimos como referencia. Es insólito y rarísimo”.

La segunda parte representa un cambio drástico en el hilo de la producción, pues se tratan de grabaciones del programa Alzheimer cultural. Inspirados en la adaptación para radio que hizo Orson Welles de La guerra de los mundos, Desenne y Toro ofrecieron en su momento decenas de noticias y publicidades que constituían una sátira de la cotidianidad del país.

“Hay una cosa profética. En aquel tiempo parecían locuras, pero ahora parecen descripciones de la realidad totalmente aceptadas. Tienen tal grado de investigación, que se pueden escuchar cien veces y aún se encuentran detalles”, señala Desenne.

Uno de los anuncios describe una cadena en la “República Alzhemeriana del Tostador” en la que “el excelentísimo señor Orlando” se dispone a preparar un batido de guanábana. Entonces, suena una licuadora.

“Lo hicimos para que no se perdiera el material. Tuvimos la intención de publicar hasta tres discos, pero las dificultades económicas lo impidieron”, indica Toro.

La ópera prima la lanzaron en el año 2000. Tienen intención de reeditarla. Otra meta para este año es grabar nuevamente con Brito. “Esperamos hacerlo si el Pollo se reporta. Como ahora es tan famoso... Lo conozco desde que martillaba para tomar el carrito por puesto rumbo a Los Teques, donde él vivía. Sin embargo, sigue siendo un tipo humilde”, bromea Desenne.