• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Allende presentó una novela policíaca

Isabel Allende vive en San Francisco, donde transcurre la historia | Foto EFE

Isabel Allende vive en San Francisco, donde transcurre la historia | Foto EFE

La autora chilena publicó El juego de Ripper, su primer libro sobre crímenes, disponible en los países hispanohablantes

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La chilena Isabel Allende se pasó al género policíaco en su nueva novela, El juego de Ripper, una obra de intriga, basada en un juego de rol y llena de personajes en la que procura ser fiel a las reglas de ese tipo de libros pero "con humor e ironía".

"En el fondo me burlo del género. He hecho un poco como hizo Cervantes cuando se burló de las novelas de caballería y escribió El Quijote", declaró la escritora.

El texto, que está disponible desde hace unos días en las librerías de los países hispanohablantes, supone un giro significativo en su trayectoria, pues nunca había publicado una novela de crímenes.

La obra surgió de un curioso encargo de la agente literaria Carmen Balcells, quien le pidió a Allende que escribiera una historia policíaca con su marido, el abogado californiano Wlilliam C. Gordon, pero ella se negó a hacerlo a cuatro manos.

El juego de Ripper transcurre en 2012 y está situada en San Francisco, la ciudad de California en la que Allende vive desde hace más de 20 años. Ese optimismo se refleja en la novela. "Ocurren cosas que si sucedieran en Latinoamérica dirían que es realismo mágico, pero como pasan en Estados Unidos es medicina alternativa o new age", comentó la autora del éxito La casa de los espíritus.

Poco aficionada a la novela policíaca, la chilena leyó varias de escritores escandinavos cuando preparaba el libro, como las de Stieg Larsson. Pero se dio cuenta de que ella no puede escribir ese tipo de obras porque son muy sórdidas: “Son muy negativas, en ellas no hay ninguna redención. Todo es oscuro y yo no soy así. Decidí escribir una novela de las mías y meterle crímenes, así, como quien echa sal, para ver qué salía".