• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Alirio Díaz, el músico que declaró su amor a la guitarra

Nacido el 12 de noviembre de 1923 en La Candelaria, caserío del estado Lara, desde joven se vinculó con la música | Foto archivo

Nacido el 12 de noviembre de 1923 en La Candelaria, caserío del estado Lara, desde joven se vinculó con la música | Foto archivo

El ministro de Cultura Freddy Ñáñez aseguró que el músico, que tenía 92 años de edad, será enterrado en Venezuela

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

A los 92 años de edad falleció ayer en la tarde en la ciudad de Roma el guitarrista Alirio Díaz, uno de los más importantes ejecutantes del instrumento. Desde hace varios años el músico estaba residenciado en la capital italiana.

“Mi segunda patria es Italia”, dijo en 2009 en una entrevista publicada por el portal Letralia. Según el diario El Caroreño, la noticia fue dada por Isabel Díaz, hija del guitarrista. “Informo penosamente que mi padre acaba de unirse al mundo celestial”, escribió en un mensaje a sus familiares en el estado Lara.

El ministro de Cultura Freddy Ñáñez aseguró a través de su cuenta en Twitter que el artista será enterrado en Venezuela. “La última voluntad del maestro será cumplida: será enterrado en Carora su tierra natal. Alirio Díaz nos deja. Sentido pésame guitarra”, aseguró en la red social. No se descarta tampoco que les exequias se realicen en el país.

Nacido el 12 de noviembre de 1923 en La Candelaria, caserío del estado Lara, desde joven se vinculó con la música; por eso, a los 16 años de edad dejó atrás el hogar para buscar la cultura musical de Carora, mientras sus hermanos se fueron a Maracaibo con la esperanza de adentrarse en las promesas de riqueza que ofrecía el petróleo.

En Trujillo estudió clarinete y saxofón con Laudelino Mejías.  En 1945 viajó a Caracas, donde es alumno de la  Escuela Superior de Música José Ángel Lamas, institución en la que tiene a profesores como Juan Bautista Plaza y Vicente Emilio Sojo. En sus inicios en el clarinete logró destacar, incluso fue miembro de la Banda Marcial que dirigía Pedro Elías Gutiérrez. Sin embargo, fue la guitarra con la que cobró notoriedad, no solo en Venezuela, sino en el extranjero. Se presentó como solista y en grupos sinfónicos con directores como Leopold Stokowski y Andre Kostelanetz. En Italia formó parte de los cursos de perfeccionamiento que impartía Andrés Segovia en la Academia  Musical Chigiana de la provincia de Siena.

También publicó libros como Música en la vida y lucha del pueblo venezolano Al divisar el humo de la aldea nativa: memorias de infancia y adolescencia. Entre las interpretaciones más conocidas de Díaz están “El diablo suelto” de Heraclio Fernández y el “Seis por derecho” de Antonio Lauro, otro de los discípulos de Vicente Emilio Sojo, al igual que Inocente Carreño, que murió la semana pasada.  En 1963 en entrevista a El Nacional dijo: “Amo intensamente a la guitarra, por algo tiene forma de mujer”.

Para Aquiles Báez, Díaz deja un legado importante para todos los guitarristas clásicos. “Hay un disco que se convirtió en mi biblia a los 12 años de edad. Es Recital criollo que dio un viraje a la música entonces. Es el gran heredero de Andrés Segovia, de quien fue su alumno predilecto. En su momento, su forma de tocar cambió muchas cosas; además, siempre se esforzó por incluir en su repertorio temas venezolanos de compositores como Inocente Carreño, Antonio Lauro, Moisés Moleiro y Manuel Enrique Pérez Díaz. Muchas de sus obras se conocen afuera gracias a él. Estas noticias lo golpean a uno. Se empiezan a ir los referentes”.