• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Alianzas para rescatar la calidad de las telenovelas

Protagonistas de Dulce Amargo/ Henry Delgado

Protagonistas de Dulce Amargo/ Henry Delgado

Venevisión y Televen se subieron a la ola de compartir conocimientos para mejorar sus producciones dramáticas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Es un hecho indiscutible: el país llegó tarde a las producciones hechas en alta definición y las telenovelas venezolanas perdieron terreno internacional. Por eso, Manuel Federico Grijalba, productor ejecutivo de Los secretos de Lucía, el primer trabajo de Venevisión en HD, asegura que para adaptarse a las tendencias del mercado los canales deben abrirse y no trabajar solos.

"En Venevisión estábamos rezagados con respecto a las tendencias internacionales.

Hacemos novelas en formato estándar, no habíamos incursionado en la alta definición ni tampoco en el género de acción, que ha tenido mucho auge con producciones como La reina del sur, Las muñecas de la mafia o Pablo Escobar, el Patrón del Mal. Por eso, contratamos a Be TV, una productora colombiana, para que nos asesore en la realización. Les compramos el libreto y, además, nos hacen una suerte de asesoría en la producción. Todo el personal que labora es venezolano, pero hay un director, un asistente de dirección y dos productoras de Colombia.

También hubo una diseñadora de maquillaje que nos dio una inducción", cuenta Grijalba sobre la telenovela.

Eso mismo lo entendieron los ejecutivos de Televen, canal con mínima experiencia en la factura de dramáticos. Se alió con Cadena Tres de México para coproducir 600 horas de telenovelas, durante 3 años, que serán distribuidas por Telemundo. El equipo de producción es venezolano, pero constantemente recibe la orientación de profesionales mexicanos.

"La coproducción es un modelo que implica que el país que hace la producción es responsable de la misma, es decir, que está a cargo de que se mantengan los estándares de calidad. Si bien no tenemos experticia, empezamos a recorrer el camino. La responsabilidad es de Televen, pero nuestro socio de México supervisa lo que hacemos. El material grabado se les envía para que ellos lo vean, opinen y certifiquen que la calidad es la que esperan", explica Leonardo Bigott, gerente general del canal, sobre Dulce amargo, que estrenarán en octubre.

"Creo que hay una tendencia a las alianzas y eso tiene que ver con el crecimiento de la industria de las telenovelas en el mundo, porque ahora se exige una mayor calidad. Hace tiempo que se hacen coproducciones, y ahora llegaron a Venezuela, donde nadie puede negar el conocimiento que tenemos en materia de dramáticos. La crisis está allí, nos ha afectado, pero queremos recuperar nuestra industria", asegura Tony Rodríguez, director de la telenovela Bandidas (nombre tentativo), que RTI Colombia comenzará a grabar en octubre en los estudios de RCTV, con personal técnico y de producción venezolano.

Inversiones necesarias. Grijalba señala que el concepto de hacer televisión cambió en vista de los elevados costos de producción. "Cuando quieres competir en el mercado internacional tienes que abrirte.

Financiar una novela solo es difícil, sobre todo porque los costos que manejamos por capítulo dan risa al lado de los de una telenovela como La reina del sur, cuyo presupuesto rondaba los 100.000 dólares por episodio. Nosotros estamos muy por debajo de eso".

"Nuestra estrategia es generar contenido nacional, y dentro de eso el producto rey es la telenovela. A la gente le gusta ver el talento venezolano y por eso diseñamos una estrategia para hacer nuestras producciones. Económicamente necesitábamos un socio, pues la industria de la publicidad ha decrecido, los anunciantes se han reducido. Al no tener esos ingresos, se nos hacía difícil acometer estos proyectos solos", continúa Bigott.

Por ser telenovelas que serán vendidas a otros países, los socios de los canales nacionales exigen la participación de actores internacionales, para facilitar el interés extranjero en los productos. "Sin embargo, estas producciones son una oportunidad increíble para los actores nacionales.

Permiten poner a Venezuela en el mapa en el que estaba", asegura Rodríguez. La telenovela que dirigirá será protagonizada por la colombiana Lucía Domínguez y el mexicano Marcos Méndez, pero también incluirá en su elenco a figuras nacionales como Guillermo Dávila, Daniela Bascopé, Prakriti Maduro, Milena Santander, Carlos Cruz, Daniel Lugo y Caridad Canelón.

Grijalba dice que para Los secretos de Lucía, con la intención de exportar el producto y dadas las alianzas de Venevisión con Univisión, fueron sugeridos los actores que protagonizarían la historia. "La elección fue en equipo, pero no fue fácil. Queríamos incluir a más venezolanos en el elenco, pero pensamos también en el mercado latino de Estados Unidos, México y Colombia, donde nuestros intérpretes han dejado de ser conocidos.

Puedo decir que de los 10 fijos la mitad es venezolana y la otra internacional. Irán entrando y saliendo actores por la dinámica de la novela".

En el caso de Dulce amargo, Bigott indica que en el grupo protagónico hay 50% actores venezolanos y 50% extranjeros. Pero el grueso del elenco está integrado por artistas nacionales, lo que representa una oportunidad laboral para ellos.