• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Alfredo Herrera pinta microhistorias

El creador ha logrado dialogar al mismo tiempo con sus dos grandes pasiones: la pintura y la poesía

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

A Alfredo Herrera le tomó un tiempo entender que sus dos grandes modos de expresión, la pintura y la poesía, no estaban reñidos el uno con el otro, sino que por el contrario se conectaban, se entrelazaban. Antes para el creador era necesario separar el espacio dedicado a cada manifestación artística, pero en algún punto las fronteras se borraron, se mimetizaron.

“Es muy interesante porque a veces cuando pinto, me detengo y voy a escribir, pero en el mismo taller. O si siento que no fluyo con algún poema, entonces cambio de código y me voy a la pintura. Lo que antes me producía un conflicto, ahora es un complemento. Se me hace más fácil concebir todo como un solo embrión de expresión”, expresa el creador que es autor de poemarios como Pared y Cinco árboles.

Desde el inconsciente de Herrera nacen por igual poemas y cuadros, todos con unidad de sentido, de coherencia. Por eso sus pinturas son microhistorias. Hay siluetas, figuras negras en un contexto borroso, no figurado. Son personajes que han convivido en su mente y que el artista ha expresado a través de la plástica desde hace una década cuando decidió entregarse a la pintura.

Los espectadores pueden observar esos instantes capturados por el artista en la exposición Humana II, que reúne 37 obras a color (excepto una que es en blanco y negro). “La muestra es una continuación de la primera individual que hice en 2003 en la galería Minotauro. Son obras en las que trabajo el color, del cual me había separado un poco en los últimos años. Por ejemplo, mi anterior muestra fue Negro=Luz en GBG Arts. Son piezas que requieren mucha imaginación porque están muy apegadas a lo poético. A lo mejor al principio no las ubicas muy bien, pero después haces clic”.

Las obras son de tamaño grande –tienen aproximadamente 1,90 metros de alto–, un formato escogido adrede por el autor para que el espectador confronte la pieza. “En cada tela no entiendes qué está haciendo la figura ni hacia dónde va, es como cuando disparas una cámara sin enfocar mucho y tomas a una persona en un movimiento totalmente fortuito. Son obturaciones mentales. Es la necesidad de captar el instante, como la esencia de mis poemas”.

Las figuras de las piezas tienen un ritmo, es como si danzaran en un espacio totalmente onírico. “Pienso que hay una situación un poco teatral. No por la oscuridad, sino por los personajes, por las caracterizaciones”.

Dos de las obras de Humana II están iluminadas por detrás. Una de ellas es la pieza en blanco y negro, la otra es amarilla y roja. “No soy fotógrafo, pero tengo una pasión muy grande por ese mundo, mi intención con este efecto era evocar el concepto de la diapositiva; también quería que se vieran las radiografías de la tela. Los espectadores pueden observar que uso espátulas, dibujo a grandes trazos con la técnica del frotagge”, expresa el artista nacido en 1962, que pinta sus cuadros sobre telas de alta resistencia, como las alfombras del Metro.

Alfredo Herrera. Humana II
Centro Cultural BOD Corp Banca, La Castellana
Horario: martes a domingo, de 10:00 am a 5:00 pm
Entrada libre