• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Alfredo Escalante: uno de los impulsores del rock en Venezuela

Escalante había sufrido un derrame cerebral el fin de semana / Archivo

Escalante había sufrido un derrame cerebral el fin de semana / Archivo

El locutor falleció luego de sufrir un derrame cerebral. Paul Gillman recordó que a pesar de las diferencias ideológicas, siempre lo consideró el padre de su carrera artística 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Varias generaciones del rock venezolano tienen una deuda con Alfredo Escalante. Fue uno de los responsables desde los años sesenta de dar otra opción a melómanos inconformes con los sonidos entonces predominantes.

En agosto de 1969 su gruesa voz empezó a distinguirse en la radio, específicamente en Impacto 1260 AM, en el programa Happening 70. El entusiasmo fue aprovechado por pocos meses. Por cambios de gerencia cancelaron el espacio, pero inmediatamente comenzó con su hermano Cappy Donzella (Santos Calixto Escalante) otro llamado Underground en Radio Capital.

Luego, en 1970, decidió emprender el camino en solitario en la misma emisora con La música que sacudió al mundo, un nombre clavado en las mentes de los rockeros venezolanos desde entonces, tanto para quienes lo escucharon por esa estación, como por 92.9 FM y la Emisora Cultural de Caracas. El programa, incluso, llegó a transmitirse por Venezolana de Televisión a finales de los setenta.

Ayer, Alfredo Escalante falleció a los 73 años de edad, luego de sufrir un derrame cerebral el fin de semana. Estaba en terapia intensiva desde entonces.

“Fue la persona que me sacó del anonimato cuando me propuse conseguir un manager para Power Age, la primera banda que se tomó en serio el asunto de hacer rock pesado en Venezuela y que derivó en Arkangel. No me equivoqué”, recuerda Paul Gillman del productor de los primeros tres discos de Arkangel y de su primero como solista: Levántate y pelea

El artista también destaca que Escalante fue la persona que logró el contrato discográfico para Arkangel, cuyos primeros álbumes fueron editados por Corporación  Los Ruices. “Era algo tan soñado en esa época. La música se vivía entonces a través de una disquera. Para rock pesado incluso era un chiste, nadie lo quería y él lo logró. Además, hizo el logotipo para mis comienzos en solitario. Fue el padre de mi carrera artística”.

Por todo eso agradece que en 2011 se haya roto el hielo entre ambos. Ese año, durante el Gillmanfest Barquisimetal, le rindieron un homenaje. “Prefirió pasarse para el canal derecho y yo me quedé en el izquierdo. Cuando se produce la polarización en Venezuela cada uno defendió una trinchera. Sin embargo, hay constancia de que nunca lo insulté, pero sí lamento que públicamente se haya dedicado a hacerme una guerra mediática. De ahí en adelante hubo contactos esporádicos”, señala Gillman.

Pero indica que no siempre tuvieron diferencias. Como ejemplo de las coincidencias ideológicas entre ambos recuerda el disco Represión latinoamericana (1983). “Tiene un alto contenido socialista y de izquierda”.

En 2014, dice el compositor, lo volvió a invitar al Gillmanfest. “Pero me dijo que no porque no podía caminar bien. Me di cuenta de su situación y siempre intercedí por él ante el presidente Nicolás Maduro, que lo nombraba a veces en su programa. Sé que le escribió una carta al gobernante. Siempre intenté ayudarlo. Sin Alfredo Escalante, Paul Gillman se habría quedado en Valencia haciendo otra cosa”.

El rockero se imagina que el locutor de La música que sacudió al mundo debe estar hoy presentando un gran concierto: “Debe estar en tremenda rumba con Jimmy Hendrix, Janis Joplin, Ronnie James Dio, Brian Jones, David Bowie, Ricardo Escobar y tantos otros”.

Apenas se conoció su muerte, en las redes sociales se volvió viral la entrevista que Escalante le hizo en 1981 a la banda británica Queen cuando esta visitó Venezuela para presentarse en el Poliedro de Caracas. 

“Las estrellas deben estar guiando a Alfredo Escalante a un nuevo amanecer”, dice Paul Gillman, quien tras la muerte de su amigo considera que ahora “es el único loco que cree que se puede vivir del rock”.